Gobierno Bolivariano

Fallece Eleazar López Contreras

Efemérides

2° de enero de 1973
Fallece Eleazar López Contreras

Hace 38 años falleció en Caracas, a los noventa años de edad, el general Eleazar López Contreras, militar y político venezolano, quien nació en Queniquea, estado Táchira, el 5 de mayo de 1883, y fue presidente de la República entre 1936 y 1941.

En 1899, siendo apenas un adolescente, acompañó a Cipriano Castro en su marcha revolucionaria desde los Andes hasta la capital, adonde arribaron triunfantes el día 22 de octubre de 1899. Treinta y seis años más tarde, luego de la muerte de Juan Vicente Gómez, López Contreras se encarga de la presidencia, siendo luego elegido presidente constitucional para el período 1936-1943.

En una de sus primeras acciones en el mando se dirigió a la población a través de un mensaje radial, siendo la primera vez en la historia de Venezuela en que la voz del presidente de la República se escuchó a nivel nacional, donde anunció su intención de reducir el período presidencial de 7 a 5 años.

Durante su gobierno, López Contreras abrió caminos hacia un régimen de mayores libertades individuales, proceso que fue reforzado el 5 de mayo de 1941, cuando hizo entrega del poder al general Isaías Medina Angarita, elegido por el Congreso como presidente de la República para el período 1941-1946.

La gestión gubernamental de López Contreras, en términos generales, estuvo caracterizada por el acento civilista, lo que contribuyó a la transición de Venezuela hacia una etapa de mayores libertades publicas. Murió en Caracas el 2 de enero de 1973, a la edad de 90 años. A finales de ese año, el expresidente Tovar se traslada con su familia a París, ciudad francesa donde murió el 21 de febrero de 1866.

Nace Manuel Felipe Tovar

Efemerides

1° de enero de 1803
Nace Manuel Felipe Tovar

 

Hace 209 años, el 1º de enero de 1803, nació en Caracas Manuel Felipe Tovar, a quien la historia señala como el primer Presidente de la República elegido por votación popular y un ciudadano ejemplar, lleno de virtudes republicanas.

En el año 1858, entre el 18 de agosto y el 17 de septiembre, en su condición de Presidente del Consejo de Estado, le tocó suplir la ausencia del Presidente Julián Castro. Pero dos años después, en 1860, durante la Guerra Federal, luego de las batallas de Santa Inés y Coplé, se convocan las elecciones presidenciales, las primeras en que el pueblo acude a votar en forma directa, secreta y universal.

Bajo la supervisión del Congreso se ofrecen los escrutinios, que revelan el siguiente resultado: Manuel Felipe Tovar, 35.010 votos; Pedro Gual, 4.389 votos y José Antonio Páez, 746 votos. Manuel Felipe Tovar se convierte en el primer Presidente que los venezolanos eligen por su soberana voluntad, siendo juramentado el 12 de abril de 1860, en el templo caraqueño de San Francisco.

Sin embargo, la patria seguía ardiendo por la contienda civil. El presidente Tovar, ajeno a las intrigas y las bajas pasiones, renuncia a la Presidencia de la República, según explica en una carta dirigida al Congreso, el 20 de mayo de 1861. A finales de ese año, el expresidente Tovar se traslada con su familia a París, ciudad francesa donde murió el 21 de febrero de 1866.

9 de enero de 1915: Nace Trino Orozco

9 de enero de 1915

Nace Trino Orozco

alt

Hace 99 años nació en Humocaro Alto, estado Lara, el pintor Trino Orozco. Alumno de Rafael Monasterios y Marcos Castillo en la Academia de Bellas Artes de Caracas, llegó a ser uno de los maestros de la pintura venezolana. Mago del color y del paisaje, su originalidad proviene de un estado de pasión íntima, que ha mostrado en numerosas exposiciones individuales, desde la primera que realizó en el Ateneo de Valencia en 1934. En 1971 recibió el Premio Paleta de Oro, en el VII Salón Anual de la Sala de Armando Reverón, en Caracas. 

 

 

 

 

9 de enero de 1959

Rigoberta Menchú

alt

Tal día como hoy, hace 55 años, nació en Tum (Uspantán, Guatemala), Rigoberta Menchú, líder indígena y miembro del grupo mayaquiché, defensora de los derechos humanos y embajadora de Buena Voluntad de la UNESCO, cuya labor ha sido reconocida con el Premio Nobel de la Paz y el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional.

Varios miembros de su familia, incluida su madre, fueron torturados y asesinados por los militares o por la policía paralela, los llamados «escuadrones de la muerte»; su padre murió en 1980, junto con un grupo de campesinos que se encerró en la embajada de España en un acto de protesta, cuando la policía incendió el local y quienes estaban dentro del mismo fueron quemados vivos. Mientras sus hermanos optaban por unirse a la guerrilla, Rigoberta Menchú inició una campaña pacífica de denuncia frente al régimen guatemalteco y ante la sistemática violación de los derechos humanos a que eran sometidos los campesinos indígenas. Asumió para ello la ideología del cristianismo revolucionario, la «teología de la liberación».

Para escapar a la represión se exilió en México, donde publicó su autobiografía en 1983; recorrió el mundo con su mensaje y consiguió ser escuchada en las Naciones Unidas. En 1988 regresó a Guatemala, protegida por su prestigio internacional, para continuar denunciando las injusticias. En 1992, la labor de Rigoberta Menchú fue reconocida con el Premio Nobel de la Paz, coincidiendo con la celebración oficial del quinto centenario del descubrimiento de América, conmemoración a la que Rigoberta se opuso pues, tal como fue concebida originalmente, desde la óptica del eurocentrismo, ignoraba las dimensiones trágicas que aquel hecho tuvo para los indios americanos. En 1998, junto con otras líderes del mundo, fue galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional, debido a su trabajo en favor de la defensa y la dignificación de la mujer. En 2006 participó como embajadora de "Buena Voluntad" de la UNESCO, y desde 2004 apoya la labor y el compromiso de la Fundación Comparte.

 

Nazareno de San Pablo: Fe, esperanza y devoción cada Miércoles Santo

Efemérides

Nazareno de San Pablo:

Fe, esperanza y devoción cada Miércoles Santo

alt

Cada Miércoles Santo sale en procesión el Nazareno de San Pablo. Desde la Basílica de Santa Teresa es llevado en hombros por sus fieles seguidores, quienes desde el martes en la madrugada realizan largas colas para elevar ante le efigie sus plegarias.

El Nazareno está tallado en madera de pino del siglo XVII, y contempla la representación de Cristo cargando la Cruz, vestido de color morado, camino a su crucifixión. Cuenta la historia que su creador al terminar la imagen lo miró y se preguntó: ¿Qué te falta mi señor? A lo que una voz le respondió: “¿Donde me has visto que tan perfecto me has hecho?". Asimismo, se dice que esta imagen es tan perfecta y real, que cada día reduce unos centímetros, viéndose así su cuerpo más encorvado en cada Semana Santa.

Fue traído a nuestro país desde Sevilla, España, a la Capilla de San Pablo el Ermitaño, razón por la cual se le da el nombre de “Nazareno de San Pablo”. La imagen fue consagrada el 4 de julio de 1674 por Fray González de Acuña.

En 1696 una gran epidemia de viruela afectó a toda la ciudad de Caracas, y por esta razón el Nazareno fue sacado en procesión. Mientras caminaban los fieles acompañando a la imagen, ésta tropezó en la esquina del templo con un limonero, del cual se desprendieron los frutos, que quedaron enredados en su corona. El pueblo interpretó el hecho como una señal de Dios y comenzaron a elaborar bebidas para los enfermos, quienes milagrosamente tuvieron una cura inmediata.

En 1880, el presidente Guzmán Blanco mandó a destruir el templo de San Pablo, ya que tenía problemas con los sectores católicos del país. En ese mismo sitio se construyó el Teatro Municipal, que fue inaugurado en 1881, pero cuenta la leyenda que, estando en el palco presidencial, Guzmán vio la imagen del Nazareno, quien le preguntó: “¿Dónde esta mi iglesia?”

Inmediatamente el Presidente mandó a construir la Basílica de Santa Teresa, adonde fue llevado el Nazareno de San Pablo.

El Nazareno tiene la particularidad de movilizar a miles de venezolanos sin importar la distancia. Esta tradición ha alcanzado un gran prestigio, y en ella los devotos pagan penitencias y promesas, acompañados de grandes procesiones que se prolongan durante horas.