Gobierno Bolivariano

31 de enero de 1815: Muere José Félix Ribas

31 de enero de 1815

Muere José Félix Ribas

alt

Hace 198 años murió asesinado en Tucupido el ilustre prócer de la independencia nacional, José Félix Ribas, héroe de Batalla de La Victoria y símbolo perenne de la resistencia patria frente a la dominación española.
alt Hijo de Marcos Ribas y Bethencourt y Petronila de Herrera, nació en Caracas el 19 de septiembre de 1775; su padre era nativo de la isla de Tenerife, y fue Regidor y Alcalde Ordinario del Ayuntamiento caraqueño. Fue hermano del teólogo Francisco José Ribas, y desde joven estuvo ligado a Simón Bolívar, con cuya tía, Josefa Palacios, se casó el 1° de febrero de 1796.
Apasionado defensor de la libertad, junto con Bolívar y otros jóvenes caraqueños apoyó la independencia de Venezuela, participando en la Revolución de 1810. El 25 de abril de ese año integró la Junta Suprema formada tras la destitución de Vicente Emparan como Capitán General. alt
Se inició en la carrera militar con el grado de coronel, siéndole encomendado el batallón de Milicias Regladas de Blancos de Barlovento. En 1812 combatió bajo las órdenes del general Francisco de Miranda, y luego asumió la comandancia militar de Caracas. Tuvo que emigrar a Nueva Granada en julio de ese año, al perderse la Primera República. Se unió en Ocaña a las fuerzas que, bajo el mando de Simón Bolívar, se preparaban para invadir a Venezuela desde el occidente, en la que sería conocida como la Campaña Admirable.
alt Tomó parte en numerosas batallas, siendo su hecho de armas más destacado la Batalla de La Victoria, el 12 de febrero de 1814, donde enfrentó y detuvo a las fuerzas realistas de José Tomás Boves, a pesar de que sus tropas tenían poca experiencia militar, pues estaban formadas principalmente por jóvenes estudiantes y seminaristas. Momentos antes de entrar en combate, Ribas pronunció su famosa arenga: «No podemos optar entre vencer o morir: ¡Necesario es vencer!». En honor a este hecho, en Venezuela se celebra el Día de la Juventud cada 12 de febrero.
Tras ser derrotado en Maturín por el realista Francisco Tomás Morales, intentó huir, pero fue delatado y posteriormente capturado en los alrededores de Valle de la Pascua. El 31 de enero de 1815, sometido a numerosas vejaciones por parte de sus captores, fue fusilado en la Plaza Mayor de Tucupido, estado Guárico. Su cuerpo fue desmembrado y su cabeza enviada a Caracas, donde las autoridades realistas la colocaron en exhibición para desalentar a los patriotas.
En 1987 fue creada la Orden José Félix Ribas, para premiar a aquellos jóvenes que brinden una contribución destacada al país y sus ciudadanos en los ámbitos de la cultura, el arte, la ciencia y el deporte, entre otros. Igualmente, en noviembre de 2003, el Presidente Hugo Rafael Chávez Frías creó la Misión Ribas, para garantizar la inclusión educativa de todas aquellas personas que no hayan podido culminar la educación secundaria. Desde el 19 de septiembre de 2005, aniversario de su natalicio, reposa en el Panteón Nacional un cofre con los restos simbólicos de José Félix Ribas, en homenaje a este insigne venezolano. alt

 

31 de enero de 1815: Muerte de José Félix Ribas

Efemérides

 

31 de enero de 1815: Muerte de José Félix Ribas

Hace 197 años murió asesinado en Tucupido el ilustre prócer de la independencia nacional, José Félix Ribas, héroe de Batalla de La Victoria y símbolo perenne de la resistencia patria frente a la dominación española.

Hijo de Marcos Ribas y Bethencourt y Petronila de Herrera, nació en Caracas el 19 de septiembre de 1775; su padre era nativo de la isla de Tenerife, y fue Regidor y Alcalde Ordinario del Ayuntamiento caraqueño. Fue hermano del teólogo Francisco José Ribas, y desde joven estuvo ligado a Simón Bolívar, con cuya tía, Josefa Palacios, se casó el 1° de febrero de 1796.

Apasionado defensor de la libertad, junto con Bolívar y otros jóvenes caraqueños apoyó la independencia de Venezuela, participando en la Revolución de 1810. El 25 de abril de ese año integró la Junta Suprema formada tras la destitución de Vicente Emparan como Capitán General.

Se inició en la carrera militar con el grado de coronel, siéndole encomendado el batallón de Milicias Regladas de Blancos de Barlovento. En 1812 combatió bajo las órdenes del general Francisco de Miranda, y luego asumió la comandancia militar de Caracas. Tuvo que emigrar a Nueva Granada en julio de ese año, al perderse la Primera República. Se unió en Ocaña a las fuerzas que, bajo el mando de Simón Bolívar, se preparaban para invadir a Venezuela desde el occidente, en la que sería conocida como la Campaña Admirable.

Tomó parte en numerosas batallas, siendo su hecho de armas más destacado la Batalla de La Victoria, el 12 de febrero de 1814, donde enfrentó y detuvo a las fuerzas realistas de José Tomás Boves, a pesar de que sus tropas tenían poca experiencia militar, pues estaban formadas principalmente por jóvenes estudiantes y seminaristas. Momentos antes de entrar en combate, Ribas pronunció su famosa arenga: «No podemos optar entre vencer o morir: ¡Necesario es vencer!». En honor a este hecho, en Venezuela se celebra el Día de la Juventud cada 12 de febrero.

Tras ser derrotado en Maturín por el realista Francisco Tomás Morales, intentó huir, pero fue delatado y posteriormente capturado en los alrededores de Valle de la Pascua. El 31 de enero de 1815, sometido a numerosas vejaciones por parte de sus captores, fue fusilado en la Plaza Mayor de Tucupido, estado Guárico. Su cuerpo fue desmembrado y su cabeza enviada a Caracas, donde las autoridades realistas la colocaron en exhibición para desalentar a los patriotas.

En 1987 fue creada la Orden José Félix Ribas, para premiar a aquellos jóvenes que brinden una contribución destacada al país y sus ciudadanos en los ámbitos de la cultura, el arte, la ciencia y el deporte, entre otros. Igualmente, en noviembre de 2003, el Presidente Hugo Rafael Chávez Frías creó la Misión Ribas, para garantizar la inclusión educativa de todas aquellas personas que no hayan podido culminar la educación secundaria. Desde el 19 de septiembre de 2005, aniversario de su natalicio, reposa en el Panteón Nacional un cofre con los restos simbólicos de José Félix Ribas, en homenaje a este insigne venezolano.

31 de enero de 1815: Fallece José Félix Ribas

31 de enero de 1815

Fallece José Félix Ribas

alt

Tal día como hoy, hace 199 años, murió el ilustre militar venezolano, General en Jefe y prócer de la Independencia de Venezuela José Félix Ribas, quien se destacó en numerosas acciones durante la Guerra de Independencia, siendo la más importante la Batalla de La Victoria (12 de febrero de 1814), en donde logró parar a las fuerzas realistas de José Tomás Boves con unas tropas poco experimentadas formadas principalmente, por jóvenes estudiantes y seminaristas que Ribas había logrado reclutar y a quienes arengó momentos antes de la lucha con palabras justamente famosas: “No podemos optar entre vencer o morir, necesario es vencer”.

Ribas fue capturado por los realistas en los alrededores de la ciudad de Valle de la Pascua. El Justicia Mayor de Tucupido, Lorenzo Figueroa Barrajola quien reclamó al prisionero como suyo, ordenó su muerte el 31 de enero de 1815, dentro de grandes vejaciones fue trasladado a la Plaza Mayor de Tucupido en donde fue fusilado. Al pie de un árbol a escasos metros de la mencionada plaza su cuerpo fue desmembrado, y la cabeza frita en aceite fue enviada a Caracas donde, cubierta con el gorro frigio que solía usar Ribas, la colocaron en la Puerta de Caracas dentro de una jaula en el camino para La Guaira, sus brazos y piernas colocadas en los cuatro puntos cardinales del pueblo en represalia contra los revolucionarios patriotas.

 

 

 

 

 

 

 

31 de enero de 1836

Fallece Pedro Carujo

 

Hace 178 años murió Pedro Carujo, quien fuera militar, periodista y uno de los jefes de la Revolución de las Reformas de 1835.

Carujo participó bajo las órdenes del general José Francisco Bermúdez, en las campañas de Caracas y Santa Lucía. Con el grado de capitán, se distinguió en la toma de Maracaibo, resultando herido en combate, por lo que se trasladó a Nueva Granada. Estando en Bogotá, estudió matemáticas y geometría analítica, formando parte, además, de los círculos intelectuales agrupados en diversas sociedades literario-filosóficas de la capital neogranadina, lo cual lo llevaría a ingresar a la masonería donde alcanzó el grado 18.

Desempeñándose como ayudante del Estado Mayor del departamento de Cundinamarca, fue ascendido a comandante y seleccionado por Simón Bolívar para presidir la Escuela Militar que se fundó en Bogotá. Sin embargo, a pesar de esto se unió a los partidarios del vicepresidente Francisco de Paula Santander, que perpetraron el atentado del 25 de septiembre de 1828 contra la vida del Libertador. Por tal motivo, fue condenado a muerte salvando su vida sólo por un indulto concedido por el Consejo de ministros.

Su tiempo en prisión lo dedicó además de abogar por su libertad, escribiendo al general José Antonio Páez y otros personeros del régimen; a publicar artículos y cartas que influyeron en el pronunciamiento separatista de Puerto Cabello, conocido como La Cosiata. Deportado a Curazao a comienzos de junio de 1830, una amnistía general decretada por Páez le permitió regresar a territorio venezolano, donde fue herido y capturado en la batalla de Paso Real, cerca de Puerto Cabello. La sentencia que le fue impuesta no se cumplió pues falleció en la cárcel de Valencia, a causa de las heridas sufridas en combate.

 

30 de enero de 1846: Nace Juan Antonio Pérez Bonalde

Efemérides

30 de enero de 1846
Nace Juan Antonio Pérez Bonalde


Hace 166 años nació en Caracas Juan Antonio Pérez Bonalde, poeta venezolano considerado por la crítica como el máximo exponente de la poesía lírica del país, del romanticismo y uno de los precursores del modernismo.

Fue el noveno hijo del matrimonio de Juan Antonio Pérez Bonalde y Gregoria Pereyra, hogar de convicciones fue liberales, lo que le habría de traer problemas en tiempos en los que Venezuela vivía asediada por permanentes disputas de carácter político.

Cuando Pérez Bonalde tenía 15 años, en 1861, su familia emigró a Puerto Rico para evadir los peligros de la Guerra Federal. Allí el joven Pérez Bonalde ayudó a su padre a regentar un plantel educativo y aprende idiomas, llegando a dominar el inglés, el alemán, el francés, el italiano, el portugués, el griego y el latín. Esta afición a las lenguas extranjeras le permitirá en años posteriores traducir con maestría poetas de otras nacionalidades como Edgar Allan Poe y Heinrich Heine.

En 1864, pacificado el país, la familia Pérez Bonalde retorna a Caracas, donde planifican otro colegio, pero la muerte repentina del padre aborta el proyecto. Entre 1864 y 1870 Pérez Bonalde vive en Caracas, trabajando como puede para ganarse la vida, al tiempo que interviene en la política desde las filas del Partido Liberal.
 
Al llegar a la primera magistratura el General Guzmán Blanco, de quien es enemigo político, Pérez Bonalde  emigra de Venezuela aquel mismo año, y se radica en Nueva York. En 1876 las circunstancias políticas abren las puertas de Venezuela, pues el presidente Francisco Linares Alcántara propicia un clima de tolerancia política y Pérez Bonalde regresa. Durante la travesía, en el barco que lo conducía a Puerto Cabello, un mundo de recuerdos lo invade: la infancia, la patria, el dolor por la madre muerta, le producen la inspiración necesaria para escribir el poema Vuelta a la Patria.

En 1879 contrae matrimonio con la norteamericana Amanda Schoonmaker, quien le dará una hija, Flor, en quien Pérez Bonalde centra toda su energía, dada la infelicidad del matrimonio. Ese mismo año publica “Ritmos”, conjunto de 35 poemas originales suyos, entre los cuales está el Poema del Niágara, una de sus más celebradas composiciones. En 1883 muere su hija Flor, en forma inesperada. Conmovido por el dolor escribe los poemas Flor y Gloria in Excelsis.

Debido a la tragedia personal, cae paulatinamente en las drogas y el alcohol, por lo que su salud pronto se resiente. En 1888 enferma gravemente y permanece recluido en un hospital durante un año. Al año siguiente es llamado a Venezuela para colaborar en el gobierno de Raimundo Andueza Palacio, compromiso que, finalmente, no podría atender.

Tras viajar con destino a Amberes, Pérez Bonalde enferma y se ve obligado a regresar desde Curazao. El 4 de octubre de 1892 muere en La Guaira. Sus restos fueron trasladados al Panteón Nacional en 1903.

Dos poemarios componen su obra poética original: “Estrofas” (1877) y “Ritmos” (1880). Sus traducciones de mayor importancia son el “Cancionero” (1885), del alemán Heinrich Heine, y “El cuervo” (1887), del norteamericano Edgar Allan Poe.

En sus obras es notoria la huella del poeta intimista, sincero, quien -antes que imitar a los maestros del Romanticismo europeo- extrae sus temas de la propia peripecia vital. Su poesía, perdurable por ello, y por el fino e ilustrado espíritu de su creador, aborda algunos de los grandes aconteceres de una existencia errante y dolorosa, y cumple los fines que, según la concepción romántica, son el cometido primordial de la poesía.

30 de enero de 1818: Primer encuentro de Bolívar y Páez

30 de enero de 1818

Primer encuentro de Bolívar y Páez

alt

Hace 197 años se encontraron por primera vez Simón Bolívar y José Antonio Páez en el Hato de Cañafistola, cerca de San Juan de Payara, en el actual estado Apure. Ambos caudillos se conocían por cartas pero no se habían visto personalmente. Ante la necesidad de unificar los ejércitos, Bolívar se trasladó a los Llanos en busca de Páez, que era el jefe indiscutible de los llaneros y el triunfador de muchos combates contra el ejército español. Seis días más tarde, en presencia del Libertador, Páez, acompañado de cincuenta de sus mejores lanceros, realizaría la proeza conocida como Toma de las Flecheras, en el río Apure, en las afueras de San Fernando.

 

 

 

 

30 de enero de 1846

Nace Juan Antonio Pérez Bonalde

alt

Tal día como hoy, hace 169 años, nació en Caracas el poeta Juan Antonio Pérez Bonalde, perteneciente a la segunda generación del movimiento romántico en Latinoamérica, y considerado precursor del modernismo por haber traducido obras de Heinrich Heine y Edgar Allan Poe.

Pasó su juventud en Puerto Rico y viajó por Europa, Asia, el Medio Oriente y Latinoamérica. Su poesía está marcada por sentimientos melancólicos y por un ritmo poético rico en matices. Su obra poética fue prolífica destacando La Vuelta a la PatriaFlor y el Poema del Niágara, sin duda, sus versos más conocidos.

 

 

 

 

30 de enero de 1895

Día de la Cruz Roja Venezolana

alt

Tal día como hoy, hace 120 años, se estableció la Sociedad Venezolana de la Cruz Roja, en el marco de los actos del primer centenario del nacimiento del Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre, quien fue el héroe de la Independencia venezolana que más se preocupó por humanizar la guerra.

Su creación se debió al deseo de que se cumplieran en nuestro país las previsiones establecidas en la Convención Internacional de Ginebra, reunida en 1864, en la cual se acordaron medidas especiales para la atención de los heridos en guerra y la protección de los cuerpos de socorro. Venezuela se sumó a este acuerdo por decreto del Congreso Nacional y por declaración del Ejecutivo Federal, fechado el 9 de junio de 1894.

 

 

 

 

 

 

30 de enero de 1921

Arévalo Cedeño invade Amazonas

alt

Tal día como hoy, hace 94 años, el general antigomecista Emilio Arévalo Cedeño invadió el entonces territorio Amazonas con un pequeño contingente de sus partidarios, y tomó prisionero a Tomás Funes, terrible azote de la región, quien había asesinado a numerosas personas y mantenía aterrorizada a toda la población desde 1913.

Arévalo Cedeño, al frente de unos doscientos hombres, ingresó al país por los ríos Cravo, Casanare y Meta, con el fin de caer en el Orinoco y remontarlo. A fines de enero llegaron a San Fernando de Atabapo, en esa época capital del territorio Amazonas, y rodearon la casa que servía de cuartel a Funes. Después de un intenso tiroteo, cuando el cuartel fue impregnado de gasolina y se amenazó con incendiarlo, Funes se rindió. Arévalo Cedeño formó una junta de jefes que resolvió fusilar a Funes y a su ayudante Luciano López. La sentencia se cumplió inmediatamente. El pelotón de fusilamiento estuvo comandado por el capitán Elías Aponte Hernández, este último hermano del insigne revolucionario Carlos Aponte Hernández.

Arévalo Cedeño llevó a cabo más de siete invasiones a Venezuela desde Colombia, en intentos por derrocar a Juan Vicente Gómez. En una de ellas llegó a internarse en Guárico y amenazó poblaciones tan importantes como El Sombrero y Chaguaramas. Aún se conserva en San Fernando de Atabapo la tumba de Funes, como un recuerdo de la acción revolucionaria de Arévalo Cedeño.