16 de marzo de 1781 │ Se inicia el Movimiento de los Comuneros

 

Hace 236 años estalló en Colombia el Movimiento de los Comuneros, uno de los levantamientos anticoloniales de mayor trascendencia ocurridos a lo largo del Siglo XVIII en el Virreinato de Nueva Granada, y que se levantó en rechazo a las reformas que la Corona Española introdujo para aumentar aranceles y gravámenes y así extraer mayor rendimiento económico de sus colonias.

El movimiento se inició en la Villa del Socorro, Departamento de Santander, en protesta por los nuevos impuestos al tabaco y el aguardiente, que provocaron un descontento que se extendió por el Virreinato de la Nueva Granada, desde Mérida, en Venezuela, hasta Pasto, en la actual Colombia, abarcando amplios sectores de la sociedad, como terratenientes, pequeños propietarios, jornaleros, artesanos y campesinos.  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hace 20 años fue demolido el tristemente célebre Retén de Catia.

El entonces Presidente de la República, Rafael Caldera, accionó el mecanismo que hizo explotar cientos de kilogramos de dinamita colocados en más de 1550 perforaciones hechas en la estructura.

En sólo dos segundos se derrumbó uno de los emblemas del horror carcelario venezolano, cuando seis mil metros cuadrados de construcción se convirtieron en tres mil quinientos metros cúbicos de escombros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hace 125 años, el 16 de marzo de 1892, nació en Santiago de Chuco (Perú) el poeta César Vallejo, figura capital de la poesía hispanoamericana del siglo XX.

Vallejo inició estudios de Filosofía y Letras y de Derecho en su país natal, para trasladarse luego, gracias a una beca, a Europa, donde sobrevivió mediante el ejercicio del periodismo.

Fue enviado a la cárcel en 1920 tras haber participado una revuelta popular, y estuvo recluido 112 días, durante los cuales escribió su obra maestra, Trilce, el libro más importante de la vanguardia peruana.

Vivió en París, Moscú y España, donde se incorporó al Partido Comunista Español, y tras estallar la guerra civil, reunió fondos para la causa republicana. En diversas etapas de su obra se notan los influjos del modernismo, la vanguardia, el indigenismo, la poesía social y el impacto de acontecimientos históricos, como la Revolución rusa y Guerra Civil española.

14 de marzo de 1902 │ Nace Luis Beltrán Prieto Figueroa

Tal día como hoy, hace 115 años, nació en La Asunción, estado Nueva Esparta, Luis Beltrán Prieto Figueroa, uno de los más importantes maestros venezolanos del siglo XX, destacado luchador por los derechos del pueblo, quien durante toda su vidapública impulso la tesis de que la educación debía responder al interés de la mayoría, y tenía por tanto que ser democrática, gratuita y obligatoria.

Hijo de Loreto Prieto Higuerey y Josefa Figueroa, en 1925 se trasladó a la capital y se graduó de bachiller en el liceo Caracas, institución que entonces dirigía Rómulo Gallegos. Prieto comenzó a los 18 años como maestro de escuela en su tierra natal, la isla de Margarita, y desde ese momento nunca dejó de dar sus enseñanzas a los niños y jóvenes.

Egresó de la Universidad Central de Venezuela en 1934 con el título de doctor en ciencias políticas y sociales. En su larga vida alcanzó las más altas posiciones como cofundador de diversas organizaciones políticas, incluyendo el Movimiento Electoral del Pueblo (MEP), del cual fue líder hasta su muerte.

Prieto Figueroa fue un educador preocupado por la calidad de la educación venezolana, que impulsó importantes iniciativas editoriales y transformó la vieja Escuela de Artes y Oficios para Hombres en Escuela Técnica Industrial. Exiliado en la década de 1950, se dedicó a la labor educativa al servicio de la UNESCO, primero en Costa Rica (1951-1955) y luego en Honduras (1955-1958). También fue profesor de la Universidad de La Habana (1950-1951).

En 1984 se incorporó como individuo de número de la Academia Venezolana de la Lengua. En 1986 comenzaron a publicarse sus Obras completas, de las cuales llegaron a circular sólo 2 volúmenes. Falleció en Caracas el 23 de mayo de 1993, a los 91 años de edad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tal día como hoy, hace 134 años, falleció en Londres, Inglaterra, Carlos Marx, pensador socialista y activista revolucionario de origen alemán, autor de obras fundamentales para la comprensión de la teoría socialista, como el Manifiesto Comunista (1848) y El capital (1867).

Nacido en Tréveris, Prusia Occidental, el 5 de mayo de 1818, estudió en las universidades de Bonn, Berlín y Jena, doctorándose en Filosofía. Basó su pensamiento en torno a la dialéctica de Hegel, y luego desarrolló una concepción materialista, según la cual las fuerzas económicas constituyen la infraestructura que determina, en última instancia, los fenómenos «superestructurales» del orden social, político y cultural.

Marx partió de la crítica a los socialistas anteriores, a quienes calificó de «utópicos», si bien tomó de ellos muchos elementos de su pensamiento, pues tales pensadores se limitaron, desde la perspectiva de Marx, a imaginar cómo podría ser la sociedad perfecta del futuro y a esperar que su implantación resultara del convencimiento general y del ejemplo de unas pocas comunidades modélicas.

Junto con Federico Engels, Marx propuso un «socialismo científico», basado en la crítica sistemática del orden establecido y el descubrimiento de las leyes objetivas que conducirían a su superación. La fuerza de la Revolución (y no el convencimiento pacífico ni las reformas graduales) sería la forma de acabar con la civilización burguesa.

Gran parte de sus energías las absorbió la lucha por organizar el movimiento obrero mundial, contraponiéndose al moderado sindicalismo de los obreros británicos y contra las tendencias anarquistas continentales representadas por pensadores como Proudhon y Bakunin.

El empeño vital de Marx fue la crítica del orden burgués para preparar su destrucción por la vía revolucionaria, evitando caer en las ensoñaciones idealistas de los visionarios utópicos, posición filosófica y política que mantuvo hasta su fallecimiento, el 14 de marzo de 1883, a los 64 años de edad.

13 de marzo de 2012 │ Fallece Domitila Barrios de Chungara

Tal día como hoy, hace cinco años, murió en Cochabamba (Bolivia) Domitila Barrios de Chungara, líder obrera indígena y feminista boliviana, quien dio numerosos testimonios del sufrimiento de los mineros de su país y luchó contra las dictaduras de René Barrientos Ortuño y Hugo Banzer Suárez.

Nacida el 7 de mayo de 1937, sería una de las primeras mujeres en encabezar los movimientos mineros. Desde 1963 participó en el Comité de Amas de Casa de Siglo XX,que se enfrentó a las fuerzas represivas de los gobiernos dictatoriales de Bolivia. Vivía en una habitación sin agua y disponían de luz sólo durante algunas horas. Para entonces era frecuente que las mujeres trabajaran largas jornadas para aumentar la escasa paga de los mineros.

Doña Domitila fue sobreviviente de la masacre de las minas de San Juan en 1967, y en 1975 asistió como representante de Siglo XX al Año Internacional de la Mujer, evento realizado en México, donde su intervención tuvo repercusión internacional, pues denunció a los dueños de las minas bolivianas, y afirmó que a través de la lucha y la participación de la mujer, Bolivia alcanzaría la liberación.

En 1979 hizo una huelga de hambre a la que se unieron miles de personas en toda Bolivia, reclamando la amnistía política y la liberación de los dirigentes presos. Aunque la presión social e internacional logró que Hugo Banzer concediera la amnistía, Domitila tuvo que partir al exilio al año siguiente.

En 1982 volvió a su país, donde continuó luchando contra las injusticias, la desigualdad, la explotación y la opresión. Falleció el 13 de marzo de 2012 a la edad de 75 años, ocasión en la que el Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia declaró 3 días de duelo en todo el país, y le otorgó de manera póstuma la Orden del Cóndor de los Andes, condecoración que le fue impuesta por el presidente Evo Morales.

10 de marzo de 1786 │ Nace José María Vargas

Hace 231 años nació en La Guaira, actual estado Vargas, el médico cirujano, profesor universitario y político, José María Vargas.

Graduado de licenciado y doctor en medicina en la Real y Pontificia Universidad de Caracas, al finalizar sus estudios de medicina se trasladó a Cumaná, Sucre, donde residió hasta 1812. Después se trasladó a La Guaira, donde prestó destacados servicios como médico y activista social, durante el terremoto del 26 de marzo de 1812.

En los días turbulentos en Venezuela por la lucha independentista, tras salir de las bóvedas de La Guaira, donde estuvo prisionero, viajó a Europa para ampliar sus conocimientos médicos-quirúrgicos, cursando estudios de cirugía, química, botánica, anatomía y odontología. A su regresó al país fue profesor de Anatomía de la Universidad de Caracas (1825), y luego fue designado por El Libertador, Simón Bolívar, Rector de la Universidad de Venezuela, en 1827, año en el que fundó la Sociedad Médica de Caracas.

También ocupó en Caracas el cargo de director de la Sociedad Económica de Amigos del País (1829), formó parte del Congreso Constituyente de 1830, y fundó la cátedra de Cirugía en 1832. Encabezó la comisión autorizada de exhumar en Santa Marta, Colombia los restos del Libertador que luego fueron trasladados a Venezuela (1842). Fue electo Presidente de la República en 1834 para ejercer funciones en el período 1835-1839, pero luego fue depuesto por el movimiento militar denominado la Revolución de las Reformas.

En 1853 viaja a Estados Unidos, y falleció en la ciudad de New York el 13 de julio de 1854. Su cuerpo fue trasladado al Panteón Nacional durante el gobierno de Antonio Guzmán Blanco (1870-1887). En honor y reconocimiento a su prolífera actividad se ha asignado su nombre a uno de los 23 estados que conforman el país, a hospitales, a universidades y a la escuela de medicina de la Universidad Central de Venezuela. En su honor, el día 10 de marzo se celebra en Venezuela el Día del Médico Venezolano.

9 de marzo de 2006 │ Aprobadas modificaciones para la Bandera y el Escudo Nacional

Tal día como hoy, hace 11 años, la Asamblea Nacional aprobó la inclusión de una octava estrella en la bandera de Venezuela, en representación de la provincia de Guayana, y en honor al decreto del Libertador Simón Bolívar del 20 de noviembre de 1817, en el que ordenaba la inclusión de dicho símbolo.