8 de febrero de 1814: Simón Bolívar ordena aplicar el Decreto de Guerra a Muerte

Tal día como hoy, hace 203 años, el coronel Leandro Palacio, comandante militar de La Guaira, pidió al Libertador, Simón Bolívar, instrucciones sobre cómo proceder ante el terror que José Tomás Boves había impuesto en Caracas y sus regiones vecinas. La respuesta de Bolívar fue contundente:


“Señor Comandante de La Guaira: Por el oficio de Ud. que acabo de recibir, me impongo de las críticas circunstancias en que se encuentra esa plaza, con poca guarnición y un crecido número de presos. En consecuencia ordeno a Ud. que inmediatamente se pasen por las armas los españoles presos en esas bóvedas y en el hospital, sin excepción alguna. Cuartel General Libertador, en Valencia, 8 de febrero de 1814, a las ocho de la noche. Simón Bolívar”.

De esa manera, el Libertador hizo frente a la desesperada situación en que se encontraban las fuerzas revolucionarias, pues Boves avanzaba sobre el territorio en poder de los patriotas. A su paso asesinaba a cuantos caían en su poder y, sin misericordia alguna, familias enteras sucumbían ante sus lanzas, incluso sin tomar en cuenta si militaban o no en las filas de los patriotas. Bolívar respondió con firmeza la acometida del enemigo, y logró con ello elevar la moral de los patriotas y sostener la lucha por la libertad en la región central.

Así, Bolívar ordenó hacer efectivo el Decreto que el 15 de junio del año anterior, en Trujillo, había dictado, cuyas últimas líneas son terminantes en cuanto a las condiciones que habrían de prevalecer en la contienda:

 

"...Españoles y canarios, contad con la muerte, aun siendo indiferentes, si no obráis activamente en obsequio de la libertad de Venezuela. Americanos, contad con la vida, aun cuando seáis culpables".

 

Todo ello en virtud de que a partir del segundo semestre de 1813, al aparecer en escena Boves y Francisco Tomás Morales, la matanza por parte de los realistas se intensificó, y la respuesta de los republicanos fue entonces radicalizar la aplicación de la guerra a muerte. Ello trajo como consecuencia la ejecución de los presos españoles y canarios de Caracas y La Guaira.

En 1814 la guerra recrudecería, perdiéndose numerosas vidas de ambos bandos, y fue en tal contexto de destrucción en el cual eventualmente terminaría por caer la Segunda República.

 

 

 

 

 

 

 

 

Tal día como hoy, hace 188 años, murió en Caracas, en una hacienda de los alrededores de la ciudad, Cristóbal Mendoza, estadista, jurisconsulto, historiador y periodista, quien fue el  primer presidente de la República de Venezuela, una vez declarada la independencia en 1811.

Nacido en Trujillo el 23 de junio de 1772, se licenció en Artes en  la Universidad de Caracas y se graduó como doctor en Derecho Civil y Canónico de la Universidad Santo Tomás de Aquino, en Santo Domingo, en 1797. Recibió el título de abogado, que entonces otorgaba la Real Audiencia de Caracas, y a partir de entonces, se dedicó a ejercer su profesión en diversas poblaciones del territorio nacional.

Asumió la defensa de los indígenas desvalidos en Barinas, y se sumó al movimiento independentista desde el mismo 19 de abril de 1810. Participó activamente en toda la lucha por nuestra Independencia, y en 1826 editó la primera gran obra histórica para el estudio de Bolívar, Colección de documentos relativos a la vida pública del Libertador de Colombia y del Perú, Simón Bolívar.

Las intrigas en su contra urdidas por los enemigos de Bolívar y su decidida oposición a la disolución de la Gran Colombia le generaron una grave enfermedad que le hizo apartarse de la vida pública a mediados de 1828, motivo por el cual debió renunciar a su cargo de intendente. Murió en una hacienda en las afueras Caracas, el 8 de febrero de 1829.

7 de febrero de 1816: Simón Bolívar, Jefe Supremo de la Expedición de Los Cayos

Tal día como hoy, hace 201 años, El Libertador, Simón Bolívar, fue elegido en una asamblea de patriotas venezolanos y granadinos como plena autoridad civil y militar para organizar la expedición que debía salir de Los Cayos hacia Venezuela.

En aquella población se encontraban más de seiscientos emigrados de Venezuela y Nueva Granada. En la reunión estuvieron presentes, entre otros, Santiago Mariño, Manuel Piar, Gregorio McGregor, Francisco Bermúdez, Luis Brión, Carlos Soublette, Pedro Briceño Méndez, Bartolomé Salom, y José Antonio Anzoátegui.

Atrás quedarían las intrigas de los mismos hermanos; el duelo en el que Montilla retó a Bolívar, evitado por la oportuna intervención de Marimón; el desafío de Mariño a Brión; las peleas entre Ducodray Holstein y Soublette; la intriga de Bermúdez; finalmente, éste último y Montilla quedarían fuera de la expedición, cuyo mando ya estaba decidido: Bolívar sería el Jefe Supremo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tal día como hoy, hace 158 años, falleció en Colombia el geógrafo Agustín Codazzi, sabio de profundos ideales bolivarianos, quien fundó la Colonia Tovar y escribió obras como Resumen de la Geografía de Venezuela y el Atlas Físico y Político de Venezuela, trabajos que impulsaron los estudios geográficos en nuestro país.

Giovanni Battista Agostino Codazzi Bartolotti fue un militar italiano de ocupación artillero, brigadier, furriel, secretario del Estado Mayor, jefe de alojamiento, ayudante suboficial y mariscal de campo, entre otros cargos, durante las Guerras Napoleónicas. Fue también geógrafo, cartógrafo, ingeniero y coronel (más tarde general) de Colombia y Venezuela durante y después de la liberación de América del Sur. Nació en la ciudad de Lugo (Estados Pontificios - hoy Italia) el 12 de julio de 1793 y murió en la aldea de Espíritu Santo, (Confederación Granadina - hoy Colombia), el 7 de febrero de 1859.

6 de febrero de 1827: Simón Bolívar renuncia a la Presidencia de la Gran Colombia

Hace hoy 88 años nació nació en Boconó, estado Trujillo, Fabricio Ojeda, luchador revolucionario venezolano, quien sería asesinado en 1966 por los esbirros del pacto de Punto Fijo en un calabozo del Palacio Blanco, en Caracas, donde se encontraba detenido.

Fabricio Ojeda fue el líder de la revolución popular que el 23 de enero de 1958 derrocó la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez. Electo diputado, prefirió renunciar al parlamento antes de participar en la política proimperialista y antipopular del gobierno del pacto de Punto Fijo.

Se incorporó a la lucha armada en las montañas de Lara y, detenido, fue condenado a prisión en la cárcel de Trujillo, de donde escapó para sumarse de nuevo a los destacamentos guerrilleros.

Apresado nuevamente cuando intentaba evitar la división de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN), fue muerto en los calabozos del Palacio Blanco en manos de los esbirros al servicio de Acción Democrática (AD) y el Comite de Organización Partidista Electoral Independiente (COPEI).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tal día como hoy, hace 89 años, la Federación de estudiantes de Venezuela (FEV), presidida por los bachilleres Raúl Leoni e Isaac J. Pardo, inició la Semana del Estudiante, entre el 6 y 12 de febrero.

Los actos comenzaron con un desfile desde la Universidad Central (Caracas), situada en ese entonces en la esquina de San Francisco, al Panteón Nacional, donde hizo uso de la palabra el bachiller Jóvito Villalba. Luego el desfile se dirigió a la Casa Natal del Libertador, donde habló el bachiller Rafael Angarita Arvelo, y después a la plaza Ribas en La Pastora, donde habló el bachiller Joaquín Gabaldón Márquez.

En la noche hubo un acto solemne para coronar a la reina de los Estudiantes, Beatriz I (Beatriz Peña). Pronunció el discurso el bachiller Juan Oropeza, y Pío Tamayo recitó un emocionado poema cuyo texto fue asumido como un llamado a la rebelión contra la tiranía de Juan Vicente Gómez.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tal día como hoy, hace 85 años, nació en La Habana (Cuba) Camilo Cienfuegos Gorriarán, revolucionario cubano quien, junto a Fidel Castro, Ernesto Guevara, Raúl Castro y Juan Almeida, fue una de las figuras más emblemáticas de la Revolución Cubana, fundador del Ejército Rebelde y uno de sus jefes principales durante la Guerra de Liberación Nacional contra la dictadura de Batista.

Conocido como "El Comandante del Pueblo", "El Señor de la Vanguardia", "Héroe de Yaguajay" o "el héroe del sombrero alón", desde 1954 formó parte de grupos universitarios contrarios al régimen de Batista, por lo que fue fichado por la policía política y hubo de emigrar a Estados Unidos y posteriormente a México, donde se integró en el grupo revolucionario que organizaba Fidel Castro.

Acompañó a Fidel en el viaje del Granma, tras el cual ambos desembarcaron en Cuba en 1956 para establecer un foco guerrillero en el este de la isla. Durante la ofensiva final contra la dictadura de Batista, Cienfuegos dirigió la llamada «Columna Antonio Maceo», que fue la primera unidad de los insurgentes que abandonó el refugio de Sierra Maestra. En unión con el Che Guevara, libró la decisiva batalla para tomar Santa Clara (1958), tras la cual les quedó expedito el camino hacia La Habana, donde entraron triunfantes el 2 de enero de 1959.

Camilo Cienfuegos no podría ver los frutos de la Revolución por la que tanto había luchado, pues murió en un accidente de aviación en aquel mismo año, el 28 de octubre de 1959, cuando regresaba a La Habana. Tras ser requeridos sus servicios para organizar las fuerzas revolucionarias de Camagüey, el avión en que viajaba desapareció sin que nunca se encontrara ningún rastro del mismo.

La legendaria figura de Camilo Cienfuegos Gorriarán, el Señor de la Vanguardia, el Héroe de Yaguajay, se acrecienta con el paso del tiempo. Entre sus muchas virtudes sobresalieron su fidelidad a la Patria, a la Revolución y a Fidel. Su humilde extracción social, su temperamento jovial y su sonrisa franca, con la que ganaba amigos desde el primer encuentro, lo convirtieron desde muy temprano en uno de los más carismáticos dirigentes de la Revolución Cubana.

4 de febrero: Día de la Dignidad Nacional

Hace 25 años un grupo de militares, dirigidos por el teniente coronel Hugo Chávez Frías, líder del Movimiento Bolivariano Revolucionario 200, desplegó la la Operación Ezequiel Zamora, con el fin de rescatar la dignidad del país frente a las medidas empobrecedoras aplicadas bajo la presidencia de Carlos Andrés Pérez.

Junto a Hugo Chávez, otros militares condujeron el movimiento de aquel 4 de febrero: el teniente coronel Francisco Arias Cárdenas en el estado Zulia; el teniente coronel Yoel Acosta Chirinos; encargado de la Base Aérea Generalísimo Francisco de Miranda, en la Carlota; Jesús Ortiz Contreras al frente del Batallón de Cazadores “Genaro Vásquez”, y el teniente coronel Jesús Urdaneta Hernández. Las operaciones fueron comandadas desde el Museo Histórico Militar en Caracas, con el propósito de tomar el Palacio de Miraflores. En Maracaibo, Maracay y Valencia se lograron avances significativos, y se produjo un importante despliegue en Aragua del Batallón de Paracaidistas “José Leonardo Chirino”.

Durante varias horas se prolongaron las acciones en Caracas, Aragua y Maracaibo pero, al no cumplirse a cabalidad los objetivos, no hubo otra opción que detener la misión y, al final de la mañana, el teniente coronel Chávez Frías asumió su responsabilidad. El país fue entonces testigo de un mensaje que impactó el imaginario colectivo como un reto para el futuro, dándole cara y palabras al sentir de un pueblo insatisfecho con la dirección que llevaba el país, inmerso en la corrupción, la entrega a las transnacionales petroleras, una deuda externa contraída ilegalmente, la pérdida de soberanía nacional y la decadencia moral de sus representantes.

Firme en su palabra y sus acciones, el Comandante Eterno, Hugo Chávez fue siempre coherente con las ideas que impulsaron la insurrección que lideró. El movimiento del 4 de febrero de 1992 no cumplió sus objetivos pero, aquel día, el paso de una Venezuela llena de desesperanza a una con presente y futuro venturoso se inició, pues día renacieron la rebeldía y el amor por la patria, y se desencadenó el ciclo histórico revolucionario que actualmente vive Venezuela: la lucha del 4-F continúa y se reafirma cada día más.

3 de febrero de 1795: Nace Antonio José de Sucre

Hace 222 años nació en Cumaná, en el estado que actualmente le es homónimo, Antonio José de Sucre y Alcalá, gran prócer militar, político y estadista venezolano, figura fundamental de nuestra independencia, uno de los más leales y consecuentes compañeros de armas e ideas del Libertador, Simón Bolívar y, junto con él, también héroe de la independencia de Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Panamá.

Fue uno de los principales jefes patriotas en las campañas libertadoras de Oriente y Guayana; Comandante General del ejército que con las Batallas de Pichincha y Ayacucho determinó la emancipación del Ecuador y Perú, respectivamente. También fue el artífice del armisticio de Santa Ana, que en 1820 reguló la guerra entre España y la Gran Colombia y en el que se acordó el trato humanitario que desde entonces empezaron a recibir los vencidos en una guerra.

Sucre fue el primer Presidente de Bolivia y también presidió el Congreso Admirable que en 1830 intentó, sin éxito, evitar la separación de la unión grancolombiana. Para honrar su memoria, el Comandante Eterno, Hugo Chávez Frías, creó la Misión Sucre, mediante Decreto Presidencial Nº 2601 del 8 de septiembre de 2003, con el objetivo de garantizar el acceso a la educación universitaria a todos los bachilleres y transformar la condición de excluidos del subsistema de educación superior en Venezuela.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hace 203 años se llevó a cabo la primera de las tres batallas que se produjeron en la localidad de La Puerta, ubicada entre los estados Aragua y Guárico, combate en el cual José Tomás Boves derrotó al patriota Vicente Campo Elías.

Con aquella victoria, las tropas realistas tuvieron entonces vía libre para ingresar y transitar sin obstáculos por los Valles de Aragua y a Caracas, eje y centro del poder político. El Libertador, Simón Bolívar, al saber de la derrota en La Puerta, ordenó al General José Félix Ribas trasladar las tropas que comandaba desde Caracas hacia La Victoria, con el objeto de impedir el avance del ejército enemigo.