Gobierno Bolivariano

26 de diciembre de 1893: Nace Mao Tsé-Tung

26 de diciembre de 1893

Nace Mao Tsé-Tung

alt

Tal día como hoy, hace 120 años, nació el máximo dirigente del partido comunista de China, Mao Tsé-Tung.

El mayor de tres hijos de una familia de campesinos, estudió hasta los 13 años, dedicándose a partir de entonces a las tareas rurales. Más tarde fue ayudante de bibliotecario en la Universidad de Beijin, entrando en contacto directo con escritores e ideólogos. El conocimiento adquirido le llevó a crear, dentro de la universidad, un partido marxista.

En 1921 se convirtió en uno de los miembros fundadores del Partido Comunista Chino, siendo durante décadas el líder indiscutible de la revolución en su país. Desarrolló una teoría política y una estrategia revolucionaria propias, nacidas de la adaptación del pensamiento marxista-leninista a las características particulares de la sociedad china. Su papel fue crucial en la creación de la República Popular China, la cual gobernó desde 1949 hasta 1959, retornando al poder en 1965 y conservándolo hasta su muerte, ocurrida el 9 de septiembre de 1976.

 

 

 

 

26 de diciembre de 1962

Vuelta al Terruño en los Puertos de Altagracia

alt

Tal día como hoy, hace 51 años, se inició en forma organizada, la llamada Vuelta al Terruño, es decir, la visita anual a la Villa de Altagracia, Municipio Miranda, en el Estado Zulia. Esta tradición tienen lugar desde tiempos inmemoriales, pero es sólo a partir de aquel año de 1962 cuando comenzó a organizarse de manera organizada, a fin de que concurran todos los nativos de Altagracia desde distintos puntos de la República.

 

23 de diciembre de 1647: Fundación de Carúpano

23 de diciembre de 1647

Fundación de Carúpano

alt

Tal día como hoy, hace 368 años, con la construcción de una iglesia en nombre de la patrona Santa Rosa de Lima, y por orden del Obispo de Puerto Rico, Fray Damián López De Haro, quedó establecida la fundación de Carúpano.

Para fines del siglo XIX, la ciudad se había convertido en un polo económico muy importante, lo que influyó para que entre 1860 y 1870 se construyera el Puerto de Carúpano, incrementándose significativamente en aquellos años el comercio con los principales puertos de Europa y algunas islas del Caribe.

Actualmente, Carúpano es la capital del municipio Bermúdez, ubicada a 120 km de Cumaná, capital del estado Sucre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

23 de diciembre de 1842

Traslado de los restos de Simón Bolívar

alt

Tal día como hoy, hace 173 años, los restos mortales del Libertador, Simón Bolívar, fueron trasladados desde el Templo de San Francisco hasta la Capilla de la Santísima Trinidad, en la Catedral de Caracas.

Los despojos funerarios de quien fuera El Libertador habían llegado al país desde Colombia ocho 8 días antes, el 15 de diciembre de 1842. La planificación de los actos de traslado, recibimiento y ceremonias incluyó la fabricación de una carroza fúnebre, la construcción de un monumento funerario, encomendada al escultor romano Pietro Tenerani, y la elaboración de una reseña del acontecimiento, encargada a Fermín Toro. Se saldaba así una deuda del Estado venezolano con su padre fundador, cuyos restos pasaron 12 años fuera de su tierra natal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

23 de diciembre de 1855

Muere Celestino Martínez Sánchez

alt

Tal día como hoy, hace 160 años murió Celestino Martínez Sánchez, litógrafo, escritor, dibujante, pintor y fotógrafo venezolano.

Comenzó estudiando pintura con el pintor Juan Lovera; posteriormente viajó a París y a los Estados Unidos para estudiar fotografía. Se inició como docente en la Escuela de Dibujo y en la Academia Militar de Caracas.

Trabajó en Colombia como profesor de dibujo y puso en marcha un taller litográfico en la ciudad de Bogotá. Fue reconocido con el diploma al mérito en la exposición del 20 de julio de 1849, por sus aportes en el campo de la fotografía, el grabado, el periodismo ilustrado y la caricatura.

Martínez Sánchez fue uno de los gestores del auge pictórico venezolano de principios del siglo XIX. En Caracas aún se conservan los retratos al óleo que realizó de su padre y del geógrafo italiano Agustín Codazzi, así como un Bautizo de Cristo, conservado en la Capilla del Baptisterio de la Catedral de Caracas.

 

22 de diciembre de 1853: Nace Teresa Carreño

22 de diciembre de 1853

Nace Teresa Carreño

alt

Tal día como hoy, hace ciento sesenta y dos años, nació en Caracas María Teresa Gertrudis de Jesús Carreño García, para muchos expertos la pianista más prolífica de América Latina durante los siglos XIX y XX, hija de Manuel Antonio Carreño - sobrino de Simón Rodríguez - y de Clorinda García Sena y Toro, sobrina de la esposa del Libertador, Simón Bolívar.

Más conocida como Teresa Carreño, a lo largo de su vida actuó en los mejores teatros de Nueva York, París, Berlín, Milán y muchas otras ciudades de Europa, América, África y Australia, realizando interpretaciones apasionadas y fulgurantes de Beethoven, Liszt, Chopin, Schumann, Brahms, Grieg, Rubinstein, Paganini, Weber, Richard Strauss, Tchaikovski, Serge Prokoffiev, Igor Stravinsky, Sergé Rachmaminoff, entre otros. Durante más de medio siglo estuvo en contacto con los músicos y personalidades más importantes de su época y llevó su arte a muchos lugares del mundo.

A muy temprana edad comenzó sus estudios musicales y su talento era tal que a los cinco años practicaba más de 500 ejercicios compuestos por su padre, que incluían las más importantes dificultades rítmicas y técnicas. Publicó su primera obra a los seis años, cuyas tres primeras ediciones se agotaron solamente en un año.

La difícil situación política y económica del país hizo que el 1° de agosto de 1862 la familia partiera a Nueva York, adonde arriban el día 23 del mismo mes. Inmediatamente, la pequeña Teresa comienza a dar pequeños conciertos privados para amigos de la familia, mostrando conocer sus progresos con el piano y acrecentando la fama de su precoz virtuosismo.

A los nueve años de edad, debuta como solista con la Orquesta Filarmónica de Boston y la Sinfónica de Londres. A los 13 años, se encuentra con su familia en París, donde conoce a celebridades como Rossini, Gounod, Ravel y Debussy. En el salón de madame Erard tiene la oportunidad de tocar con Franz Liszt, quien queda asombrado con las facultades interpretativas de la niña. Desde esa corta edad realizó giras en Cuba, presentándose en La Habana, Matanzas y Cárdenas. También actuó en Filadelfia, Miami y Baltimore, entre otras ciudades americanas.

Con el mismo éxito incursionó en París el 3 de mayo de 1866, siguiéndose varias presentaciones que le permitieron introducirse en el medio musical de la capital francesa. Ese mismo año, tras fallecer su madre víctima de una epidemia de cólera, viaja a España y ofrece conciertos en diversas ciudades, regresando posteriormente a Estados Unidos, donde continúa su gira.

En 1872 contrae matrimonio con Emile Sauret, y el 23 de marzo del año siguiente nace su hija Emilia Sauret Carreño. Teresa deja a la niña al cuidado de una persona que juzgaba  amiga, la señora Bichoff, e inicia una gira junto a su esposo. Dicha gira resultó un fracaso, aunado lo cual a la pérdida de un segundo hijo de Teresa, lleva a la separación irreparable del matrimonio pues Sauret, aunque hábil como violinista, no asumía debidamente sus restantes responsabilidades.

El fallecimiento de su padre, acaecido también por aquellos días, hace que Teresa afronte una fuerte crisis económica, que no permite cubrir los gastos que implica la crianza de su hija. Le explica esta situación a su «amiga», la alemana Bichoff, quien le propuso adoptar a la niña, pero con la condición de que Teresa no la viese más; enfrentada a la miseria, la pianista no tuvo otra opción que aceptar la propuesta.

En 1876 Teresa viaja a Boston, presentándose como cantante, y conoce al barítono italiano Giovanni Tagliapietra, integrante de la compañía con la que estaba de gira. Se casan el mismo año. De este matrimonio nacen tres hijos: Lulú (1878), Teresita (1882) y Giovanni (1885), a quienes Teresa dedicó buena parte de su vida y cuya crianza alternó con sus giras y conciertos por los Estados Unidos y Canadá.

Actúa en Venezuela en febrero de 1887, atendiendo una invitación del entonces presidente, Antonio Guzmán Blanco. Los resultados ante el público caraqueño de la época no fueron los esperados. Además, el viaje significó un rotundo fracaso para la compañía de ópera que trajo consigo y fue motivo de escándalo y nuevos sufrimientos para Teresa, debido al comportamiento licencioso de su esposo.

La noche de la primera función, el director no se presentó y Teresa, para no suspender la presentación de la noche de estreno, debuta como directora. La mediocridad de la compañía produjo el rechazo del público. Además, Teresa fue obligada a permanecer en Venezuela por el Tribunal de Comercio del Distrito Federal, demandada por incumplimiento de pagos a uno de los miembros de la compañía. Finalmente, con ayuda del presidente Guzmán Blanco, parte a Nueva York, el 23 de agosto de 1887. En 1889 se separa de Giovanni Tagliapietra y viaja con sus hijos a Alemania, donde realizó diferentes conciertos y alcanzó la consagración internacional.

Entre sus obras más destacadas se encuentran El vals de TeresitaLa cesta de floresMarcha fúnebre, La oración, Himno a Bolívar, Saludo a Caracas, Danza venezolana, Cuarteto para cuerdas en Bb y  varios Nocturnos.

En 1917, luego de un exitoso concierto en Cuba con la Filarmónica de La Habana, su salud se ve quebrantada, por lo que el médico le aconseja retornar a Nueva York. Allí le diagnostican parálisis parcial del nervio óptico, que amenaza con extenderse al cerebro. Le prescriben reposo absoluto y dieta pero, no obstante haber tomado las precauciones pertinentes, fallece el 12 de junio de 1917.

Durante su funeral, el decano de la Universidad de Columbia, doctor Anspacher, dirigió la ceremonia episcopal por la muerte de la gran artista. El ataúd fue transportado por el pianista polaco Ignacy Jan Paderewski, Mischa Elman, Albert Spalding, C. Steinway y otras grandes personalidades. Sus restos fueron incinerados, siguiendo su última voluntad. Sus cenizas fueron traídas a Venezuela en 1938 y, desde el 9 de diciembre de 1977, reposan en el Panteón Nacional. En su honor, el principal complejo cultural de Caracas lleva su nombre.

 

21 de diciembre de 1811: Primera Constitución de Venezuela

21 de diciembre de 1811

Primera Constitución de Venezuela

alt

Hace 204 años fue aprobada la Constitución Federal para los Estados de Venezuela, primera de nuestra historia de nación libre y soberana, obra del mismo Congreso que declaró nuestra Independencia el 5 de julio de aquel glorioso año,  luego de deliberar durante casi cinco meses sobre el proyecto que habían presentado Juan Germán Roscio, Gabriel de Ponte y Francisco Javier Ustáriz.

Esta Constitución tenía carácter federalista, y sus postulados se basaron en los Derechos del Hombre promulgados por la Asamblea Nacional Constituyente francesa en agosto de 1789. Fue la primera carta magna del continente en consagrar Derechos Humanos. 

La Constitución de 1811 establecía la igualdad de pardos e indígenas con los blancos; se eliminaban los fueros personales y los títulos nobiliarios. Además, prohibía la trata de esclavos, según lo establecido por la Suprema Junta en agosto del año anterior.

En efecto, en las disposiciones generales, el artículo 200 aborda la condición de los indígenas, a quienes reconoce como ciudadanos, e insta a los gobernadores de las provincias a “…proporcionarles escuelas, academias y colegios en donde aprendan todos los que quieran los principios de religión, de la sana moral, de la política, de las ciencias y artes útiles y necesarias para el sostenimiento y prosperidad de los pueblos…”.

Con respecto a los negros, sin abolir la esclavitud propiamente, el artículo 202 afirma que “El comercio inicuo de negros prohibido por decreto de la Junta Suprema de Caracas, en 14 de agosto de 1810, queda solemnemente abolido en todo el territorio de la unión, sin que puedan de modo alguno introducirse esclavos de ninguna especie por vía de especulación mercantil”.

En el artículo 203 “quedan revocadas y anuladas en todas sus partes, las leyes antiguas que imponían degradación civil a una parte de la población libre de Venezuela, conocida hasta ahora bajo la denominación de pardos: éstos quedan en posesión de su estimación natural y civil y restituidos a los imprescriptibles derechos que le corresponden como a los demás ciudadanos”.

La discusión de la Constitución enfrentó discrepancias. Francisco de Miranda y varios de los constituyentes que trabajaban en la Sociedad Patriótica, declararon que un Poder Ejecutivo en la forma como estaba concebido, con tres miembros, carecía de la fuerza y el poder para acometer decisiones importantes en momentos de trascendencia, como los que vivía la patria.

En virtud de ello, Miranda expresó sus reservas al final del texto constitucional: “Considerando que en la presente Constitución los Poderes no se hallan en el justo equilibrio, ni la estructura u organización general suficientemente sencilla y clara, para que pueda ser permanente; que por otra parte no está ajustada con la población, usos y costumbres de estos países, de que en lugar de reunirnos en una masa general o Cuerpo social, nos divida y separe, en perjuicio de la seguridad común y de nuestra Independencia; pongo éstos reparos en cumplimiento de mi deber”.

 

20 de diciembre Cuba: La Habana declarada ciudad

20 de diciembre de 1592

 La Habana declarada ciudad

alt

El día 20 de diciembre del año 1592, Felipe IIº le confiere a La Habana el título de ciudad, veintinueve años después de que el gobernador de Cuba trasladara a ella su residencia oficial desde Santiago de Cuba, sede hasta entonces del gobierno de la isla.

Con los títulos de "Antemural de las Indias Occidentales" y "Llave del Nuevo Mundo" se convierte en la capital de la más grande de las islas del mar de las Antillas.

En 1561 la Corona había dispuesto que la ciudad fuera el lugar de concentración de las naves españolas procedentes de las colonias americanas trayendo en sus bodegas lana de alpaca de Los Andes, esmeraldas de Colombia, caobas de Cuba y Guatemala, cueros de la Guajira, especias, palo de tinte de Campeche, maíz, patatas, mandioca, cacao, oro y plata. Allí se las carenaba y se las preparaba para emprender la travesía del Atlántico rumbo a Europa. El puerto fue fortificado especialmente en la boca de entrada a la bahía y en otros sitios estratégicos logrando hacer de La Habana, la ciudad mejor defendida del Nuevo Mundo.