Gobierno Bolivariano

6 de noviembre de 1905 Nace Pedro Antonio Ríos Reyna

Tal día como hoy, hace 112 años, nació en Colón (estado Táchira) Pedro Antonio Ríos Reyna, uno de los compositores y directores de orquesta más destacados de Venezuela, miembro fundador de la Orquesta Sinfónica de Venezuela, la cual presidió en los períodos 1950-1959 y 1967-1971, y promotor de un proyecto para construir una sala de conciertos que sirviera como sede para la Orquesta Sinfónica Venezuela (OSV), idea que ya había cobrado el suficiente vigor como para convertirse en realidad hacia finales de la década de 1960.

Sin embargo, Pedro Antonio Ríos Reyna murió el 13 de febrero de 1971 en Nueva York, donde se encontraba atendiendo asuntos relacionados con la OSV, por lo cual no pudo ver realizado su sueño, el proyecto de sede para tan importante institución.

Casi una década más tarde, en medio de un crisol de estancias culturales, fue erigido el teatro Teresa Carreño, orgullo venezolano, majestuoso recinto pleno de recursos para satisfacer las más elevadas exigencias del arte musical y escénico mundial.

En homenaje al insigne y visionario músico venezolano, el complejo cultural Teresa Carreño incluye entre sus espacios la Sala Ríos Reyna, la cual tiene el ambiente más importante y sofisticado del conjunto, capaz de recibir a 2.400 personas, y orientada a servir como sala de usos múltiples, con volumen, acústica y capacidad variable para diversos eventos como teatro de prosa, recitales de solistas, música de cámara, conciertos, ópera, operetas, ballet clásico y cualquier otro tipo de espectáculo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hace 33 años el Frente Sandinista de liberacion Nacional (FSLN) ganó las elecciones presidenciales en Nicaragua, teniendo como candidato presidencial a Daniel Ortega, quien se impuso por un amplio margen de votos (el 67%).

Durante su gobierno, Ortega inició la reconstrucción del país, combatió a la «contra», subversión financiada por Estados Unidos, e impulsó la elaboración de una nueva Constitución, la cual entró en vigor en 1987.

 

 

 

 

 

 

 

 

Tal día como hoy, hace seis años, falleció en Caracas Isaac Chocrón Serfaty dramaturgo, traductor, ensayista y narrador venezolano, quien junto con José Ignacio Cabrujas y Román Chalbaud llegó a conformar la llamada "Santísima Trinidad de las Artes Escénicas" en Venezuela, siendo fundadores de El Nuevo Grupo, compañía referencial del teatro venezolano.

Nacido en Maracay, Venezuela, el 25 de septiembre de 1930, en el seno de una familia sefardita, Chocrón recibió su primera educación en un colegio católico, realizando posteriormente el bachillerato en una institución protestante de Bordentown, Nueva Jersey. Cursó estudios de Literatura Comparada en la Universidad de Columbia. Obtuvo el título de Bachelor en Artes en la Universidad de Siracusa, un Máster en Relaciones Internacionales de la Universidad de Columbia y un grado de PhD en Desarrollo Económico por la Universidad de Manchester.

Fundador de la Compañía Nacional de Teatro, fue también director de la Escuela de Artes de la Universidad Central de Venezuela y del Teatro Teresa Carreño. Le fue conferido el Premio Nacional de Teatro en 1979. Su obra comprende en los diversos géneros, títulos como Mónica y el florentino (1959), Tendencias del teatro contemporáneo (1966), Pájaro de mar por tierra (1973), Rómpase en caso de incendio (1975), La máxima felicidad (1975), Tres fechas claves del teatro venezolano (1979), Mesopotamia (1980), Sueño y tragedia en el teatro norteamericano (1985), Tap dance (1999) y Los navegaos (2006), entre muchas otras.

3 de noviembre de 1591 │ Fundación de Guanare

Tal día como hoy, hace 426 años, el Capitán portugués Juan Fernández de León fundó en las márgenes del río Guanaguanare, la ciudad del Espíritu Santo del Valle de Guanaguanare, en el centro occidente de Venezuela.

La ciudad conservó el nombre primitivo de Guanaguanare hasta el año 1750, cuando pasó a denominarse Guanare, y es la actual capital del estado Portuguesa. Se trata de una de las pocas ciudades del continente americano que dispone del acta de su fundación, documento original que se conserva en el Archivo General de las Indias, en Sevilla.

 

 

 

 

 

 

 

 

Hace 378 años murió en Perú Martín de Porres, fraile dominico nacido en Lima (Perú), muy conocido en nuestro continente por ser el primer santo mulato de América.

Martín de Porres sufrió, a causa de su raza, desprecios de la sociedad, desdenes e insultos públicos como el de ser llamado "perro mulato". De niño fue adoptado por un noble español que se encargó de su educación y, aunque estudió para ser cirujano consagró su vida a ayudar a los más necesitados.

Fue monje en el Monasterio dominico del Santísimo Rosario e ingresó en la orden nueve años después. A los sesenta años, después de haber pasado 45 años en vida religiosa,  enfermó y murió. Fue canonizado por el papa Juan XXIII en 1962, en la plaza de San Pedro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tal día como hoy, hace 114 años, el hasta entonces  territorio colombiano conocido como Istmo de Panamá, se declaró nación independiente y soberana, con el nombre de Republica de Panamá.

Un movimiento separatista apoyado por los Estados Unidos, que tenían los planes listos para iniciar la construcción de un canal transoceánico, provocó la escisión del istmo del país sudamericano, sin que Colombia pudiera efectuar acción alguna para impedirlo. La naciente república fue inmediatamente reconocida por Estados Unidos, que la convirtió en plataforma estratégica y alcabala del comercio entre los océanos Atlántico y Pacífico con el propósito de proteger sus intereses en la región.

Quince días después de aquella declaración de independencia de Panamá con respecto a Colombia, fue firmado en Washington el Tratado Hay-Bunau Varilla, que cedió a EE.UU. todo el control del Canal, y de esa forma Panamá se convirtió en una colonia estadounidense.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hace 60 años la Unión Soviética lanzó al espacio el Sputnik II, la segunda nave espacial puesta en órbita alrededor de la Tierra, y la primera en llevar a bordo un ser vivo, una perra llamada Laika.

Se cree que Laika sólo sobrevivió unas pocas horas en lugar de los diez días esperados, debido al sobrecalentamiento y el estrés. La órbita del Sputnik II decayó y reingresó a la atmósfera tras 162 días en órbita. La misión suministró a los científicos los primeros datos del comportamiento de un organismo vivo en el medio espacial.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hace 54 años un importante arsenal de armamento que había sido introducido furtivamente al país por las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN), fue hallado y capturado por la Guardia Nacional en Punta Macolla, en las playas de la península de Paraguaná.

Las autoridades informaron del hallazgo en las costas de Paraguaná (estado Falcón) y acusaron a las FALN y sus destacamentos guerrilleros de ser autores del desembarco.

Entre las armas encontradas figuraban lanzacohetes con sus proyectiles, ametralladoras livianas y pesadas, morteros, lanzallamas, fusiles automáticos ligeros (FAL) y gran cantidad de proyectiles de diversos calibres. Según se dijo, este armamento pertenecía a un contrabando adquirido por las guerrillas de las FALN con el fin de fortalecer su poder de fuego.

Las armas fueron descubiertas casualmente, cuando la curiosidad de un vecino fue atraída por bultos cubiertos con escasa e improvisada vegetación en una playa cercana a Punta Macolla. En un principio creyó que era un contrabando de whisky y cigarrillos, y así lo denunció a la Guardia Nacional. Las autoridades dijeron que la operación de desembarco del armamento debió requerir por lo menos 20 hombres, debido al peso de las armas.

2 de noviembre de 1980 │ Fallece César Rengifo

Tal día como hoy, hace 37 años, falleció en Caracas César Nerio Rengifo Cadenas, exponente de las artes plásticas, el teatro y el muralismo, uno de los más importantes artistas venezolanos del siglo XX.

Nacido en Caracas el 14 de mayo de 1915, comenzó su formación desde 1929, cuando sólo contaba con 14 años, en la Academia de Bellas Artes, donde aprendió técnicas de dibujo, pintura y escultura, al tiempo que trababa conocimiento y compartía experiencias con otros grandes creadores de su generación como Pedro León Castro, Ventura Gómez y Pedro Blanco.

Durante el régimen dictatorial impuesto en Venezuela por Juan Vicente Gómez, Rengifo, un hombre sensible y consciente, vinculado con el pueblo y el sentir de los más necesitados, inició su participación en el campo político, emprendiendo su lucha por la justicia social y las ideas socialistas y adscribiéndose al Partido Comunista de Venezuela (PCV) desde su fundación, en 1931.

Tras recibir su título en la Academia, partió a Chile con el propósito de proseguir superiores gracias a una beca, pero decidió rechazar aquel beneficio para emprender un nuevo viaje hacia México, donde se afilió al partido comunista de ese país. Mientras trabajaba en la producción y distribución de afiches y volantes de propaganda, conoció y se involucró con el muralismo mexicano, corriente de la cual aprendería técnicas que luego emplearía en murales que aún se exhiben en Caracas.

Regresó a Venezuela, donde inició su trayectoria como dramaturgo y director teatral, con obras con contenido social basadas en temas como la represión, la pobreza, la lucha por la independencia, la explotación del hombre por el hombre y la resistencia indígena. Entre sus obras escénicas destacan Apacuana y Cuaricurián, ¿Quién se robó esa batalla?, Porque canta el pueblo, Vivir en paz y Lo que dejó la tempestad, entre muchas otras.

Tras su muerte dejó un importante legado cultural que resalta los valores de la venezolanidad, y su nombre figura de manera indeleble en nuestro ideario nacional, siendo objeto frecuente de reconocimientos y designaciones tanto de lugares emblemáticos como de movimientos culturales bautizados en su honor.

En tal sentido, es de destacar el Movimiento Nacional de Teatro César Rengifo, creado en 2013 por el presidente de la República, Nicolás Maduro, con el fin de lograr que la cultura sea un instrumento para sembrar valores de solidaridad,  respeto y amor a la patria entre los niños, niñas y jóvenes venezolanos para construir una sociedad de paz, tal como la soñó Rengifo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tal día como hoy, hace 56 años, falleció en Barquisimeto (estado Lara), la misma ciudad en la que viniera al mundo en 1884, el pintor venezolano Rafael Monasterios. 

Su tema preferido fue el paisaje, en el cual supo plasmar la fuerza y el carácter de la naturaleza de nuestro país, dándole menor importancia a las figuras humanas y animales en sus cuadros.

En 1908 inició el curso de pintura de la Academia de Bellas Artes de Caracas. En 1911 viajó a España para estudiar en la Escuela de Artes y Oficios de Barcelona, donde permaneció hasta 1914, cuando regresó a Barquisimeto forzado por la I Guerra Mundial.

Volvería a España 14 años más tarde. En 1919 expuso junto a Armando Reverón en el Club Venezuela de Caracas, donde también ofrecería su primera muestra individual años más tarde, en 1927.

Monasterios incluyó entre sus motivos al Avila, con el que ya otros artistas, como Manuel Cabré, se extasiaban; pero continuó pintando también paisajes de su tierra natal.

Además de las exposiciones en Barquisimeto y Caracas, Monasterios participó en salones internacionales como el de París, donde obtuvo medalla en 1937. Expuso en España, Bogotá y Nueva York. En 1954 representó a Venezuela en la Bienal de Venecia.

Ya en 1941 había ganado el Premio Oficial de Pintura en el II Salón de Arte Venezolano, y conquistó otros galardones hasta que en 1959 obtuvo el Premio Armando Reverón. Desde ese año la Escuela de Artes Plásticas de Maracaibo adoptó su nombre.

Rafael Monasterios desarrolló además una larga e importante labor docente. La Escuela de Artes Plásticas de Barquisimeto que hoy lleva su nombre, fue fundada por él en 1937.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cada 2 de noviembre se celebra el día de los Fieles Difuntos, festividad cuyos orígenes encontramos en México, donde se realizaba ya mucho antes de la llegada de los colonizadores europeos, y que en el transcurso del tiempo se ha extendido hacia otras latitudes americanas.

El Día de los Fieles Difuntos ha sido declarado por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés) como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, ya que está considerado entre "las representaciones más relevantes del patrimonio vivo de México y del mundo, y como una de las expresiones culturales más antiguas y de mayor fuerza entre los grupos indígenas del país".

Venezuela se encuentra entre las naciones que celebran este día, en el que la población se dispone desde horas tempranas de la mañana a adquirir ramos de flores para adornar las tumbas de sus seres queridos. Éstas son engalanadas con diferentes tipos de flores, en la creencia de que ellas atraen y guían a los difuntos. También se utilizan lápidas, velones e imágenes de santos.

En las iglesias católicas se recitan misas en honor a los difuntos durante este día de recogimiento. Durante él se recuerda a los difuntos y generalmente se asiste al cementerio para rezar por los familiares que ya no están; no hay ritos o fiestas importantes, sino que se trata de apartar un tiempo en la privacidad del hogar para recordar a quienes ya se han ido. También se aprovecha para limpiar y adornar las tumbas.

De acuerdo con la declaración de la UNESCO, este día representa “ese encuentro anual entre las personas que la celebran y sus antepasados, que desempeña una función social que recuerda el lugar del individuo en el seno del grupo y contribuye a la afirmación de la identidad...".

En otras partes del continente, como en México, sí se realizan fiestas y se colocan altares en las casas, donde se les ofrece comida y bebidas a quienes ya no están físicamente. Dichos altares generalmente se dividen en tres niveles que simbolizan la tierra, el purgatorio y el cielo. Además, si el difunto creía en algún santo se colocan las imágenes del mismo a manera de protección, objetos personales del occiso, un puñado de tierra para recordar el hecho de que “polvo somos y al polvo hemos de volver”, así como incienso, que representa las oraciones que se elevan al cielo, y el cual creían tanto los aztecas como los mayas que manifestaba el contacto entre el cielo y la tierra.

1° de noviembre │ Día de todos los Santos

El 1° de noviembre se celebra en muchos países del mundo el Día de Todos los Santos, fecha instituida por el Papa Gregorio VI.

Esta celebración surgió como respuesta al rito pagano de origen celta que se celebra el 31 de octubre, que en nuestra época es llamado Halloween, y que marcaba el final del año solar. Antes de su institución en el siglo VII, había un día para recordar a todos los mártires, hasta que el papa Bonifacio IV, el 13 de mayo del año 609, transformó el Panteón de Roma, que había sido construido por Agripa, un político y militar romano, en honor a Júpiter, Venus y Marte,  y lo convirtió desde entonces en un templo consagrado a la Virgen María y a Todos los Santos. Fue el primer templo rebautizado de esa manera, intentando suplantar la ceremonia pagana por otra de carácter cristiano. Poco más de dos siglos después, Gregorio IV (827–844) trasladó la celebración del 13 de mayo al 1° de noviembre.

En esta fiesta se venera a los santos que no tienen una fiesta propia en el calendario litúrgico. En Venezuela se celebra en todo el país, de manera especial en el Caserío El Tacal y Cumaná, en el estado Sucre, y en Dabajuro, estado Falcón.

 

 

 

 

 

 

 

Hace 56 años murió Livia Gouverneur, estudiante universitaria, destacada activista de la Federación de Centros Universitarios y militante del Partido Comunista de Venezuela.

Esta heroína de la juventud venezolana fue asesinada por contrarrevolucionarios cubanos amparados en sus actividades terroristas por el gobierno de Rómulo Betancourt.

Los sicarios dispararon contra varios jóvenes estudiantes, entre los que se contaba Livia Gouverneur, durante una manifestación de apoyo a la Revolución Cubana, siendo ésta la primera muerte por registrada por la Juventud Comunista de la época.

31 de octubre de 1941 │ Nace Alí Primera

Ely Rafael Primera Rosell, músico, compositor, poeta y activista político venezolano, nació en Coro (estado Falcón) hace 76 años. Decidido defensor de los ideales del socialismo, dedicó su vida y su arte a sembrar conciencia en el corazón y en la mente del pueblo venezolano, poniendo de relieve la exclusión a que las grandes mayorías del mundo se hallan expuestas en virtud de las perversiones del sistema económico capitalista y su modo de producción.

Sus padres, Antonio Primera y Carmen Adela Rosell, le bautizaron como Ely Rafael, pero  familiarmente fue apodado Alí porque sus abuelos eran árabes. Quedó huérfano de padre a los tres años, pues Antonio murió víctima de un disparo accidental, durante el intento de fuga de unos prisioneros en la ciudad de Coro. A raíz de ello, los Primera se vieron obligados a peregrinar a través de diferentes pueblos de la península de Paraguaná, que incluyeron San José, Caja de Agua, Las Piedras y finalmente, el barrio La Vela, hoy conocido como Sector Alí Primera, en el Municipio Los Taques, cerca de Punto Fijo.

Dada las condiciones de pobreza en que vivían, Alí ayudó a partir de los seis años al sustento familiar realizando diversos oficios, desde limpiabotas hasta boxeador, lo que no le impidió continuar sus estudios.

En 1960 la familia se traslada a Caracas, donde Alí se inscribe en el "Liceo Caracas" para completar su educación. Cuatro años más tarde culmina el bachillerato e ingresa a la Universidad Central de Venezuela para estudiar ingeniería química. Allí se inició como cantante y compositor, primero como aficionado, pero luego se dedicaría a la música a tiempo completo. Sus primeras canciones, Humanidad y No basta rezar, presentada esta última en el Festival de la Canción de Protesta de la Universidad de Los Andes (1967), le proyectaron en el ámbito musical.

Entre 1969 y 1973 permanece en Europa, gracias a una beca que le otorga el Partido Comunista de Venezuela (PCV) para continuar en Rumania sus estudios en Tecnología del Petróleo. Trabajó entonces lavando platos y en ocasiones lograba cantar en sitios en los que se respetaba su trabajo. En Alemania graba su primer disco, titulado Gente de mi tierra. Sus temas recogen el sufrimiento del pueblo desgastado por la pobreza y la desigualdad social, por lo que rápidamente cala en el sentir de la gente y se convierte en el "Cantor del Pueblo".

No obstante, a pesar de la rápida identificación que los sectores más necesitados de la sociedad venezolana tuvieron con sus canciones, Alí Primera fue vetado por los medios de comunicación y el gobierno de turno en Venezuela, debido a la sincera y radical denuncia contenida en las letras de sus obras. Tal intento de acallarle hizo que fundara su propio sello disquero, Cigarrón, para difundir sus composiciones. La distribución comercial de las mismas se realizó a través de la hoy desaparecida compañía discográfica Producciones Musicales (Promus).

En noviembre de 1973 regresa a Venezuela sin graduarse, habiendo decidido no dar su esfuerzo a las compañías petroleras y que, en lo sucesivo, se dedicaría a la música y a la lucha política. Tras militar en la Juventud Comunista de Venezuela (JCV) y en el Partido Comunista de Venezuela (PCV), colaboró en los inicios de un nuevo partido político denominado Movimiento al Socialismo (MAS), acompañando y trabajando durante la primera campaña electoral de José Vicente Rangel (1973), aunque jamás dejó de ser militante del PCV.

Convertido en uno de los principales compositores y cantantes populares no sólo de Venezuela sino de Latinoamérica, trabajó de manera intensa, grabando 13 discos desde 1973 hasta la fecha de su muerte y participando en numerosos festivales en toda América Latina. Entre sus canciones más conocidas se encuentran Paraguaná paraguanera, No basta rezar, Casas de cartón, Canción mansa para un pueblo bravo y Tin marín. Se presentaba en fábricas, liceos, sindicatos y, con frecuencia, en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela, su casa de estudios. Aún cuando su obra fue considerada dentro de la canción protesta, Alí Primera insistió en denominarla siempre Canción Necesaria.

En Barquisimeto conoce a quien sería su esposa, Sol Musset, ganadora de "La Voz Liceísta", quien se presentaba en el festival "Los Venezolanos Primero", en 1977. El matrimonio tuvo cuatro hijos: Sandino, Servando, Florentino y Juan Simón. Además, Primera ya había procreado dos hijas con su anterior pareja, Taria Osenius: María Fernanda, a quien dedicó el tema Los pies de mi niña y María Angela, para quien compuso La piel de mi niña huele a caramelo. Otro hijo, Jorge Primera Pérez, nacido en 1977, surgió de su relación con la venezolana Noelia Pérez.

A finales de 1984 emprendió un nuevo proyecto discográfico, en el que se proponía combinar sus temas de siempre con otros ritmos del folclore nacional, entre ellos la gaita zuliana. Las pistas musicales habían sido grabadas y sólo había puesto la voz a cuatro de ellas. Al salir de una sesión de grabación, el 16 de febrero de 1985, Alí Primera perdió la vida en un accidente automovilístico en la autopista Valle-Coche, en Caracas. Pese a que su acta de defunción y los reportajes de la época certificaron la causa de fallecimiento, aún en la actualidad hay quienes piensan que el artista fue víctima de un atentado de índole política.

Semanas después de su muerte, su hermano de crianza, Esmil Padilla, mejor conocido por su nombre artístico de José Montecano, se ocupó de completar el proyecto, acompañado de sus sobrinos y de la viuda del artista, Sol Mussett de Primera. El álbum fue llamado Por si no lo sabía, e irónicamente fue el primero y único que se promocionó en televisión, medio en el cual Alí siempre fue censurado y en el que rechazaba actuar.

El gobierno de la República Bolivariana de Venezuela declaró en 2005 su música como Patrimonio Nacional. Sus temas fueron citados frecuentemente en los mensajes del Comandante Eterno, Hugo Chávez Frías. De esta manera, la Revolución Bolivariana ha rendido merecido homenaje y hecho justicia a quien tanto esfuerzo dedicó a lograr la liberación del pueblo desde la conciencia, consecuente con un pensamiento fervientemente revolucionario: “He terminado por decidir que la canción viene esencialmente del pueblo, pero del pueblo que hace su voz a diario, cotidianamente, en cualquier sitio...”.