Hace 141 años, el entonces Presidente de Venezuela, Antonio Guzmán Blanco, ordenó la construcción del Teatro Municipal de Caracas.

Seis meses después, su sucesor, Francisco Linares Alcántara, suspendió el proyecto, de modo que sería el mismo Guzmán Blanco, al retornar al poder, quien reiniciaría la obra en 1880, inaugurándola al año siguiente con el nombre de Teatro Guzman Blanco.

La infraestructura fue construida por el arquitecto francés Esteban Ricard, y sería completada a partir de 1879 por el venezolano Jesús Muñoz Tébar. En la actualidad lleva el nombre de Teatro Municipal de Caracas Alfredo Sadel, el cual fue declarado Monumento Histórico Nacional el 16 de febrero de 1979.