Hace 204 años fue instalado en Caracas el Primer Congreso de Venezuela, en la que fuera casa del Conde de San Xavier, ubicada en la actual esquina de El Conde.

Simón Bolívar, junto a los demás miembros de la Sociedad Patriótica, ejerció presión desde el inicio de las sesiones para que el congreso declarara formalmente la Independencia de Venezuela, lo cual se concretaría cuatro meses más tarde, el 5 de julio de 1811.

La directiva de aquel primer congreso estuvo conformada por los diputados Felipe Fermín Paúl (Presidente), Mariano de la Cova (Vicepresidente), Miguel José Sanz (Secretario) y Antonio Nicolás Briceño (Subsecretario).

Parte del acta de aquel histórico día expresa:

 

"(...) La junta acaba de dar al mundo el testimonio más sublime del patriótico desprendimiento que se prometieron de ella sus constituyentes, que han visto en el memorable 2 de marzo de 1811 con un júbilo indecible realizadas las esperanzas que concibieron de este gobierno el 19 de abril de 1810 al depositarle sus intereses, y la conservación de su libertad. Este acto grandioso y de eterna gloria para la América, bastaría solo para que la posterioridad recordarse con placer la época de una autoridad que supo sacrificar los intereses de sus individuos y su reposo; no para perpetuarse en una Soberanía que sólo pertenece al Pueblo, sino para ayudar a este a construir la que debe ejercerla por el voto libre de todos los ciudadanos... El 2 de marzo ha sido el que ha sancionado irrevocablemente los destinos de Venezuela. Bajo los auspicios de la paz, de la unanimidad, de sentimientos y de la tranquilidad pública se han instalado las primeras Cortes que ha visto la América".

 

Entre las funciones que tuvo asignadas aquel primer congreso estuvo la de discutir y aprobar la creación de los nuevos organismos de lo que sería el primer Estado propiamente venezolano.