Gobierno Bolivariano

Tal día como hoy, hace 215 años, murió en Caracas, víctima de la fiebre amarilla, María Teresa Josefa Antonia Joaquina Rodríguez del Toro y Alayza, esposa de Simón Bolívar, futuro Libertador de América, con quien apenas ocho meses antes había contraído matrimonio, y el cual ya nunca volvió a casarse después de morir su esposa, consagrando su vida a luchar por la libertad de suramericana.

María Teresa conoció a Simón Bolívar en Madrid en 1800, cuando éste fue enviado a España para continuar sus estudios. La joven cautivó a Bolívar a tal punto que, a pesar de su edad, rápidamente le declaró su amor. En agosto de 1800 María Teresa aceptó el noviazgo y su padre, al enterarse, les propuso esperar hasta que Bolívar, entonces de 17 años, cumpliese su mayoría de edad. El padre de María Teresa llevó a su hija a Bilbao y al poco tiempo, en marzo de 1801, decepcionado de Madrid, Bolívar se mudó a esa ciudad.

De regreso a España, luego de una estadía en París, Bolívar le propuso formalmente matrimonio a María Teresa el 5 de abril de 1802, y el padre de María Teresa dio finalmente su permiso y bendición a la pareja, que contrajo matrimonio el 26 de mayo de 1802 en la primitiva Iglesia Parroquial de San José, en Madrid, después de haber obtenido permiso del Rey para hacerlo y de lograr la dispensa de amonestaciones. Al cabo de unos 20 días, que la pareja empleó en despedirse de los suyos, se trasladaron a La Coruña, y el 15 de junio de 1802 partieron hacia Caracas, desembarcando el 12 de julio en La Guaira.

Después de una corta estadía en Caracas se trasladaron a la "Casa Grande" del ingenio Bolívar en San Mateo. María Teresa enfermó poco después de "fiebres malignas", hoy día identificadas indistintamente como fiebre amarilla o paludismo, por lo que el matrimonio regresó a Caracas a su Casa del Vínculo, donde ella murió el 22 de enero de 1803.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tal día como hoy, hace 127 años, nació en la isla de Cerdeña (Italia) el pensador y político italiano Antonio Gramsci.

Su juventud estuvo marcada por un claro compromiso político que le llevó a militar en el partido socialista y a trabajar en el diario de izquierda Avanti. En 1919, junto a otros jóvenes revolucionarios, fundó la revista Órdine Nuovo, afín al movimiento bolchevique. De manera contemporánea, fundó el Partido Comunista Italiano (PCI), siendo electo secretario general de esa organización. Fue fundador del diario comunista L'unità, miembro activo de la III Internacional y firme opositor al movimiento fascista de Benedetto Mussolini, quien debido a ello encarcelaría a Gramsci, confinándoleen la isla de Ustica, no obstante la inmunidad parlamentaria del pensador italiano.

En 1934 fue puesto en libertad condicional debido a la mala salud que acompañó gran parte de su existencia y que se agravó hacia el final de su vida, muriendo finalmente en Roma, poco después de cumplir la totalidad de la condena.