Gobierno Bolivariano

Tal día como hoy, en 1989, fue derribado el Muro de Berlín, estructura que durante 28 años dividió internamente a Alemania, constituyendo uno de los símbolos más conocidos de la Guerra Fría durante la segunda mitad del siglo XX.

Muchas personas murieron en el intento de superar la estrecha vigilancia para tratar de cruzar el muro, sin que se conozca el número exacto de víctimas. La Fiscalía de Berlín considera que el saldo total es de 270 personas, incluyendo 33 que fallecieron como consecuencia de la detonación de minas. Por su parte el Centro de Estudios Históricos de Potsdam estima en 125 la cifra total de muertos en la zona del muro.

Terminada la Segunda Guerra Mundial, Alemania perdió parte considerable de su territorio, y el país fue ocupado y repartido entre los aliados. En un principio, Berlín fue dividida en cuatro sectores desmilitarizados a excepción de las fuerzas armadas de Francia, de Gran Bretaña, de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y de los Estados Unidos de América.

En 1949 se constituyeron, por una parte, la República Federal Alemana (RFA), con la aceptación de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, y por la otra, la República Democrática Alemana (RDA), que formó parte del Pacto de Varsovia, acuerdo que agrupaba a los países alineados con la URSS.

Mediante la formación de los dos Estados se llevó a cabo la separación política entre la RDA y la RFA, desplegándose a ambos lados policías y soldados fronterizos y construyéndose barreras, por parte de ambos bandos. Comenzaron entonces los trabajos de reconstrucción y protección de las fronteras.

En la práctica, Berlín Occidental se asemejaba en muchos aspectos a un estado federal de la RFA, contando, por ejemplo, con representantes en el Parlamento (Bundestag). Berlín Oriental fue incluso declarado Capital de la RDA (Hauptstadt der DDR).

Poco más de una década después, en la noche del 12 al 13 de agosto de 1961, sin previo aviso, se construyó el muro entero, del que simplemente quedó sin construir una pequeña parte, fuertemente vigilada por la policía socialista. Los accesos a Berlín Oeste fueron progresivamente sellados por los soldados del Ejército Nacional Popular, 5.000 miembros de la policía fronteriza Alemana (precursora de las Tropas Fronterizas) (Grenztruppen), 5.000 miembros de la Policía Popular y 4.500 miembros de las brigadas.

Todos los medios de transporte que aún comunicaban ambas secciones de Berlín fueron detenidos, aunque las líneas del tren municipal elevado (S-Bahn) y subterráneo (U-Bahn) de Berlín Occidental que circulaban bajo Berlín Este siguieron funcionando sin detenerse en las estaciones orientales, que desde entonces quedaron como estaciones fantasma. Sólo una de las líneas afectadas de la estación (calle) Friedrichstraße permaneció en servicio, aunque bajo estrictos controles.

El denominado «Muro de Protección Antifascista» (Antifaschistischer Schutzwall) permanecería en pie durante 28 años,  desde el 13 de agosto de 1961, fecha desde la cual  fue parte de las fronteras interalemanas hasta el 9 de noviembre de 1989. Con una extensión de 45 kilómetros, fue uno de los símbolos más conocidos de la Guerra Fría y de la separación de Alemania.

Aquel día de 1989, al oír los anuncios en la RFA y Berlín Oeste bajo el título de que el muro había sido abierto, muchos miles de berlineses del este se presentaron en los puestos de control y exigieron pasar al otro lado. En esos momentos, ni las tropas de control de fronteras ni los funcionarios del ministerio encargados de regularlas estaban informados. Sin una orden concreta, sino bajo la presión de la gente, el punto de control de Bornholmerstraße se abrió a las 23:00 horas, seguido de otros puntos de paso, tanto en Berlín como en la frontera con la RFA. Muchos telespectadores se pusieron en camino. A pesar de todo, la verdadera avalancha tuvo lugar a la mañana siguiente. Muchos durmieron toda la noche para asistir a la apertura de la frontera a la mañana siguiente, 10 de noviembre.

Los ciudadanos de la RDA fueron recibidos con entusiasmo por la población de Berlín Oeste. Los desconocidos se abrazaban entre sí y, en la euforia de esa noche, muchos berlineses occidentales escalaron el muro. Cuando se conoció la noticia de la apertura del muro, se interrumpió la sesión vespertina del Bundestag en Bonn y los diputados entonaron espontáneamente el himno de Alemania.

El 9 de noviembre los propios ciudadanos berlineses empezaron la destrucción del muro con todos los medios a su disposición (picos, martillos, etc.). El virtuoso del violoncelo Mstislav Rostropovitch fue hasta el pie del muro para animar a quienes lo demolían.

También el artista Bodo Sperling promovió la idea de salvar un trozo de muro con el fin de crear una galería de arte urbano al aire libre. Varias asociaciones de artistas de ambos lados apoyaron la idea y, finalmente, consiguieron los permisos para fundar la East Side Gallery sobre una sección de 1.316 metros en la calle Mühlenstraße, a lo largo de la rivera del río Spree. Más de 100 artistas de todo el mundo fueron invitados a pintar murales rindiendo homenaje a la unión nacional en vías de restablecerse.