Gobierno Bolivariano

 

La Organización Mundial del Turismo (OMT) acordó en 1980 celebrar el 27 de septiembre como Día Mundial del Turismo, con el propósito de fomentar el conocimiento de la importancia del turismo y sus valores sociales, culturales, políticos y económicos.

El lema escogido para el Día Mundial del Turismo en 2017 es "El turismo sostenible como instrumento de desarrollo", enfatizando la importancia de fomentar los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) tal y como se ha vendido efectuando durante el presente año, declarado como Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo. El turismo es un medio para mejorar la calidad de vida de las personas, proteger el medio ambiente, defender el patrimonio cultural y fomentar la paz en el mundo.

A través de la historia, las personas han llegado a conocerse y entenderse unas a otras al viajar, y han podido apreciar las diferencias y los elementos comunes entre las diversas culturas y sociedades. La actividad turística permite también establecer puentes de intercomunicación  que hagan posible un consumo más eficiente de los recursos naturales y la conservación del ambiente, factores esenciales para el mutuo entendimiento, el respeto, la tolerancia y la paz.

El Día Mundial del Turismo es una oportunidad para concientizar a las personas acerca de esta actividad como un vehículo para el desarrollo sostenible, una fuerza impulsora para un mundo más tolerante, abierto y unido. En sintonía con estas premisas, el Ministerio del Poder Popular para el Turismo ha emprendido diversas campañas de promoción destinadas a impulsar nuestro potencial turístico, al tiempo que se desarrolla la actividad de una manera sustentable, en el marco de la consciencia ecológica y social necesaria para apoyar el turismo en Venezuela.

 

 

 

 

 

 

 

 

Tal día como hoy, hace 201 años, el General Manuel Piar, quien había asumido el mando de las tropas que pudieron sostenerse en Venezuela a raíz del fracaso de Ocumare, libró junto con el general escocés Gregor Mcgregor, la Batalla de El Juncal, acción en la cual derrotaron al jefe realista Francisco Tomas Morales.

Cerca de la ciudad de Barcelona (actual estado Anzoátegui), donde Morales había encontrado a los independentistas, se inició el combate, que se prolongó desde las ocho de la mañana hasta pasado el mediodía. El ejército republicano ingresó en debida formación a la sabana alrededor de las siete de la mañana. El ala derecha iba comandada por los generales Gregor MacGregor y Carlos Soublette, y la integraban una división de infantería y dos piezas de artillería, además de varios escuadrones de caballería a las órdenes del general José Tadeo Monagas. El ala izquierda, al mando de Pedro María Freites y Piar, constaba de infantería y artillería provenientes de Cumaná.

El bando republicano inició el combate con una descarga sobre el flanco izquierdo del bando español, pero el ala derecha del ejército realista hizo retroceder a los independentistas, que continuaron su lento y trabajoso avance, enfrentando la contraofensiva y sosteniendo su fuego de infantería y artillería. En medio de la refriega, MacGregor exhortó al batallón de Honor con estas palabras: "¡Soldados avanzad a la bayoneta. Venced o morid!", y estos cargaron contra la línea realista, mientras que Monagas hacía lo mismo con su caballería, penetrando en el flanco izquierdo y pasando al centro y retaguardia de la formación, tras lo cual los realistas se vieron obligados a retirarse desordenadamente.

La victoria de El Juncal fue muy importante pues, tras ella, y luego de dos años en desventaja, los patriotas lograron recuperar el dominio de la zona norte de lo que hoy es el estado Anzoátegui. Luego de eso Piar dirigió su ejército hacia el sur, donde se reunió con las fuerzas de Manuel Cedeño, y juntos iniciaron la Campaña de Guayana.