Gobierno Bolivariano

Tal día como hoy, hace 151 años, nació en Río Chico (estado Miranda) el periodista, escritor y político Rafael Arévalo González autor de las memorias que llevan su nombre.

A través de la Revista "Atenas" (1913) desarrolló una activa oposición al régimen de Juan Vicente Gómez, por lo que fue enviado a la cárcel de La Rotunda donde permaneció desde 1913 a 1922.

En 1928, por defender a los estudiantes involucrados en los eventos de febrero y abril de aquel año, fue nuevamente apresado y encarcelado en el castillo Libertador de Puerto Cabello. Las Memorias de Arévalo González fueron publicadas por primera vez en el año de 1977, y representan un gran aporte para el conocimiento de la época de nuestra historia comprendida entre 1888 a 1913. Arévalo González murió en Caracas el 20 de abril de 1935.

 

 

 

 

Tal día como hoy, hace 147 años, murió en Ciudad Bolívar el médico y empresario Johan Gottlieb Benjamín Siegert,  creador del mundialmente famoso "Amargo de Angostura".

Siegert había llegado de Alemania directamente a Angostura en 1819, para hacerse cargo del puesto de Cirujano de Regimiento en el ejército venezolano. Durante toda la guerra de independencia se mantuvo al frente de los hospitales militares de Guayana. En 1848 el Presidente José Tadeo Monagas le nombró Médico-Cirujano de los Ejércitos de la República, con el grado de Coronel.

Se retiró diez años mas tarde, para dedicarse a promocionar comercialmente su Amargo, ingrediente imprescindible de un buen coctel, compuesto por más de 25 productos botánicos y concebido en Angostura, la antigua capital de Guayana, de la que toma su nombre, cuando una epidemia de cólera azotaba la población, para aliviar las volatilidades del estómago de sus numerosos pacientes.

 

 

 

 

 

Tal día como hoy, hace 105 años, falleció en Madrid (España) Justo Sierra, escritor y político abogado y periodista mexicano, uno de los forjadores del México moderno, quien luchó al lado de Benito Juárez y fue el fundador de la Universidad Nacional de México (UNAM), llamado también el "Maestro de América".

Su cultura clásica y un hondo conocimiento de la historia nacional lo llevó a revalorizar el pasado y a plantear nuevas opciones para México. Fue magistrado, profesor, diputado y ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes con Porfirio Díaz (1905-1911); durante su etapa ministerial puso en pie la moderna Universidad Nacional de México (1910) y pronunció el discurso de inauguración, modelo de oratoria, en el que trazó las orientaciones del futuro cultural de su país.

Como educador, Justo Sierra promovió el cambio del concepto de "instrucción" por el de "educación", la unificación lingüística del país, la autonomía de los jardines de niños, el reconocimiento del magisterio en el nivel superior, un sistema de becas para los alumnos más aventajados y la difusión de las bellas artes. Representó a México en el Congreso Hispanoamericano de Madrid, y después del triunfo de la Revolución, el presidente Francisco Madero lo envió como ministro plenipotenciario a España, donde falleció.