Gobierno Bolivariano

Tal día como hoy se celebra en Venezuela la Festividad de la Virgen del Valle, fecha que nos remonta al 8 de septiembre de 1911, cuando el entonces Obispo de Guayana, Antonio María Duran, por concesión del Papa Pío X, coronó canónicamente la Imagen de Nuestra Señora del Valle, Patrona del Oriente Venezolano, de la Armada y de los pescadores.

Miles de fieles provenientes de todo el territorio venezolano se congregan en esta fecha para testimoniar su agradecimiento a la Virgen por los favores concedidos. Durante varios días los devotos acuden a su santuario ubicado en el Valle del Espíritu Santo, donde la imagen de la Virgen permanece vestida con trajes hechos de telas que los mismos fieles obsequian para la ocasión.

Nuestra Señora del Valle es una de las advocaciones principales en Venezuela, venerada de modo muy particular por los margariteños. Es una dulce imagen de la Purísima, tal como era representada antiguamente en España, hasta comienzos del siglo XVI. Fue traída alrededor de 1530, al iniciarse la evangelización de Venezuela; por tanto, se trata de una advocación pionera de las devociones marianas en nuestra tierra.

Durante los primeros tiempos de la fundación de Cubagua, sus habitantes encargaron una imagen de la madre de Dios, para colocarla en una de las dos iglesias que había en aquella isla, que representara a la Inmaculada Concepción o Purísima, como entonces se referían a ella los fieles. En aquellos tiempos, la isla de Cubagua sufrió varias destrucciones, que hicieron que los vecinos se trasladaran a Margarita, a la Villa del Espíritu Santo, llevando consigo sus propiedades. En el Valle de Margarita construyeron una ermita para la imagen, y  desde entonces empezó a ser llamada Virgen del Valle.

Entre los múltiples milagros que se le atribuyen, se cuenta el de un pescador de la isla de Coche, llamado Domingo, quien fue herido en una pierna por la púa de una raya, mientras pescaba ostras en el mar. La herida le ocasionó una úlcera que se gangrenó, y el médico que lo atendió dijo que solo una amputación podría salvarlo. Entonces el enfermo hizo ante la Santísima Virgen del Valle el voto de dedicarle la primera perla que encontrara si le devolvía la salud.

El pescador sanó en poco tiempo, y se lanzó al mar para cumplir su promesa. En ese empeño, sacó de las aguas una concha, y al abrirla apareció una extraña perla con  silueta semejante a su pierna, en uno de cuyos lados había una señal a manera de cicatriz, precisamente en el lugar que le correspondía a la herida que había recibido.

La Virgen del Valle recibe también el nombre de Virgen de los Marineros, pues ellos le encomiendan sus vidas al zarpar, al igual que, según la historia, también los indios, en la época de la colonización, se encomendaban a ella para soportar los abusos de los españoles.

La ocasión es propicia para unirse al júbilo de todos los fieles y devotos de esta advocación, símbolo de la tradición de fe religiosa en nuestro país.

 

ORACIÓN A LA VIRGEN DEL VALLE

 

Madre Santísima del Valle, a tus plantas acudo confiadamente para pedirte que infundas en mi alma vivos sentimientos de fe en Jesucristo, Tu hijo Divino, porque Él es el Camino, la Verdad y la Vida. Madre amorosa, concédeme la paz Espiritual, llévame de la mano de los Sacramentos. Que en el seno de mi familia reinen la comprensión y el amor. Acepta, Madre Santa, mi más profundo agradecimiento por los favores que hasta hoy me has concedido y no desoigas las súplicas que hago ante esta necesidad (Petición)....

Que nuestra devoción a Ti, Madre Celestial, acreciente la Religión verdadera, y se avive nuestra fe en el Padre, en el Hijo y en el Espíritu Santo.

Amén.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tal día como hoy, hace 365 años, en Guanare (estado Prtuguesa), se manifestó por primera vez en nuestro país Nuestra Señora de Coromoto, patrona de Venezuela. Esta aparición mariana es venerada en toda la nación como la principal representación de la Madre de Dios.

La historia relata que al ser fundada Guanare en 1591, los Cospes, habitantes originarios de  la región, huyeron hacia la selva, donde la Virgen María apareció ante el cacique Coromoto y su mujer, exhortándoles en su propia lengua a recibir el bautismo.

Coromoto no acató el llamado divino, por lo que la Bella Señora se le apareció nuevamente el 8 de septiembre de 1652. Molesto, le exigió que lo dejase tranquilo, pero la Señora lo abrazó. El cacique trató entonces de asirla por el brazo, y al instante todo quedó envuelto en tinieblas. “Aquí la tengo”, exclamó, pero al abrir su mano para mostrarla a las mujeres que se hallaban presentes, contemplaron un retrato con el rostro de una bella mujer, que es la reliquia que se venera actualmente en el Santuario Nacional Nuestra Señora de Coromoto.

La imagen mide 2,5 cm de alto por 2 cm de ancho, y guarda gran similitud con la Virgen del Principio, pintura atribuida a Lucas, el autor de uno de los evangelios canónicos, la cual fue venerada desde el siglo IV. De manera que en Venezuela existe, gracias a la aparición de la Virgen ante Coromoto, una imagen bastante similar a la primera pintura de la Madre de Jesucristo, fundamental para el inicio del culto mariano en el mundo.

Cuenta el relato que luego Coromoto fue mordido por una serpiente venenosa y, herido y moribundo, volvió a Guanare, donde comenzó a pedir el bautismo. Tras serle administrado el sacramento, se convirtió y comenzó a exhortar a los cospes rebeldes bajo su mando, para que se bautizaran. Finalmente, Coromoto, quien adoptó el nombre cristiano de Ángel Custodio, murió en buena vejez.

El 1º de mayo de 1942, la Virgen de Coromoto fue declarada Patrona de Venezuela por el Episcopado Nacional. El 7 de octubre de 1944, Su Santidad Pío XII la proclamó "Celeste y Principal Patrona de toda la República de Venezuela", y su coronación canónica se celebró en 1952. El Santuario Nacional a la Virgen de Coromoto fue declarado Basílica por Pío XII el 24 de mayo de 1949. El Papa Juan Pablo II la coronó en su visita al Santuario mariano en Guanare, y en 2006 el Papa Benedicto XVI elevó el Santuario Nacional de Nuestra Señora de Coromoto a la categoría de Basílica Menor.

En marzo de 2009, durante un proyecto de restauración de la imagen, varios hallazgos impactaron a los investigadores. Se detectó, por ejemplo, que la Virgen no lleva corona, sino un turbante con plumas; detrás de la Virgen hay una choza, alrededor de la cual se distinguen signos en lengua indígena (actualmente son estudiados para determinar su significado); la pintura consta de un solo trazo. Además, el ojo izquierdo de la Virgen, que mide 2 micras, tiene iris humano, en el que se refleja la figura de Coromoto; el ojo derecho tiene la silueta del mapa de Venezuela.

Hoy gran parte del pueblo venezolano celebra con júbilo un nuevo aniversario de esta aparición, que ha acompañado la fe de los venezolanos desde el lejano día en que quiso manifestarse como refugio y fuente de consuelo ante las adversidades.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tal día como hoy, hace 488 años, el alemán Ambrosio Alfinger fundó la Ciudad de Maracaibo.

Esta localidad fue bautizada en tres ocasiones, por lo que en 1965 el Centro Histórico del Zulia, reconoció a Alfinger como fundador oficial de la ciudad.

En efecto, Alfinger, quien fue el primer Gobernador de la Provincia de Venezuela, la llamó Villa de Maracaibo, y su primera población fue apenas de 30 habitantes, quienes, dada la poca actividad económica que desarrollaban, fueron trasladados en 1535 al Cabo de la Vela, territorio que actualmente pertenece a Colombia.

40 años después de la llegada del alemán, en 1569, Maracaibo fue refundada por el capitán Alonso Pacheco y recibió por nombre Ciudad Rodrigo. Cuatro años más tarde fue nuevamente fundada como la Nueva Zamora de la Laguna de Maracaibo por el capitán español Pedro de Maldonado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tal día como hoy, hace 240 años fue expedida la Real Cédula de Creación de la Capitanía General de Venezuela por órdenes del entonces rey de España, Carlos III.

De acuerdo al nuevo orden institucional, quedaron separadas del Virreinato y Capitanía General del Nuevo Reino de Granada las provincias de Cumaná, Guayana y Maracaibo, así como las islas de Margarita y Trinidad, siendo agregadas en los aspectos gubernativo y militar a la Capitanía General de Venezuela. Además, Maracaibo y Guayana, que hasta entonces correspondieran al ámbito jurídico de la Audiencia de Santa Fe, pasaron junto con todas las demás provincias a depender de Santo Domingo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hace 78 años fue creado el Banco Central de Venezuela, mediante una ley publicada en Gaceta Oficial por el entonces presidente de la República, Eleazar López Contreras.

La ley determinó que el organismo nacía para regular la circulación monetaria, vigilar el valor de la unidad monetaria nacional, manejar lo relacionado al comercio del oro y a las reservas internacionales de Venezuela.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hace 47 años fue declarada Monumento Histórico Nacional la Casona de la Hacienda Ibarra, ubicada en la Ciudad Universitaria de Caracas.

Por más de tres siglos la edificación perteneció a la familia Ibarra, que producía allí el azúcar con el que se realizaba el mejor ron nacional en aquel entonces. En dicha hacienda se hospedó durante casi 2 meses el naturalista alemán Alexander von Humboldt cuando visitó Caracas, a principios del siglo XIX.

Fue residencia del Libertador, Simón Bolívar, durante su última visita a nuestro país, en 1827 y fue allí donde, junto con José María Vargas y José Rafael Revenga, el héroe redactó los estatutos que transformaron la Real y Pontificia Universidad de Caracas en la republicana Universidad Central de Venezuela. No imaginó Bolívar entonces que ese mismo sitio sería elegido 116 años después, para construir la moderna sede de esa casa de estudios. De dicha hacienda sólo quedan en pie la casona y el torreón del trapiche, siendo una de las pocas estructuras originales de la época colonial que se conservan en Caracas.