Hoy se celebra el Día de la Radiodifusión en Venezuela, actividad que comenzó en nuestro país en 1926, durante el gobierno del general Juan Vicente Gómez, cuando inició sus transmisiones “Ayre”, la primera emisora de radio venezolana.

La radio es un medio de comunicación muy importante, pues permite a grandes sectores de la colectividad disfrutar de una gran variedad de programas que informan y entretienen, dada la facilidad para acceder a ella desde la casa, desde los vehículos e incluso desde los teléfonos móviles, que en su mayoría tienen la capacidad para sintonizar emisoras de radio. También es posible actualmente escuchar la radio a través de las páginas web, ampliando la cobertura a lugares anteriormente excluidos de su alcance.

Con la llegada del Gobierno Bolivariano, a través del liderazgo del Comandante Eterno, Hugo Chávez, la radiodifusión en Venezuela ha vivido su época dorada mediante la aparición de las emisoras comunitarias, y tuvo un gran impulso con el programa Aló Presidente, el cual conducía Chávez mientras fuera Primer Mandatario Nacional, y tuvo una gran aceptación del público venezolano, manteniéndose al aire durante 13 años seguidos. 

Actualmente, Venezuela avanza en el desarrollo de los sistemas de radio digital, para abrir aún más el espectro y las oportunidades de comunicación en Venezuela.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hace 133 años nació en Villa de Cura (estado Aragua) Rafael Bolívar Coronado, autor de la letra del popular joropo Alma Llanera. Establecido en Caracas desde 1912, colaboró en algunas de las publicaciones más importantes de la época, como El Cojo Ilustrado y El Nuevo Diario. Tras conocer a Pedro Elías Gutiérrez, escribió la letra de la zarzuela Alma Llanera, estrenada en Caracas en el año de 1914.

El entonces Presidente, Juan Vicente Gómez le otorgó una beca para España, donde creó un caos dentro de la crítica literaria, pues se dedicó a publicar con seudónimos, pero los nombres que utilizaba eran los de importantes escritores venezolanos, algunos de muerte reciente y otros que vivían todavía en aquel entonces, y luego vendía aquellos escritos a las editoriales.

El historiador Rafael Ramón Castellanos, en su libro sobre Bolívar Coronado, dice que éste usó más de seiscientos nombres, entre los cuales estaban los de Daniel Mendoza, que usó para firmar su libro El Llanero;  Rafael María Baralt Blanco, con el cual publicó Letras Españolas, y Agustín Codazzi, firmando como tal el libro Obras Científicas. Víctima de una epidemia de gripe, el escritor y poeta Rafael Bolívar Coronado murió el 31 de enero de 1924 en Barcelona, España, a la edad de 39 años.

 

 

 

 

 

 

 

 

Tal día como hoy, hace 418 años, nació en Sevilla el pintor español Diego Rodríguez de Silva y Velásquez, uno de los mayores exponentes de la pintura barroca europea y uno de los más grandes pintores de la historia del arte.

Velásquez fue el pintor de la corte española durante el reinado de Felipe IV, para quien realizó muchos retratos. Sus obras más importantes las produjo entre 1617 y 1623. En ellas abarcó temáticas como bodegones, retratos y escenas religiosas.

El naturalismo de Velásquez fue único, pues sus pinturas ofrecen una apariencia fotográfica difícil de imitar. A él se deben obras maestras como La rendición de Breda, El aguador de Sevilla y Las Meninas, ésta última considerada por algunos críticos, la obra pictórica más importante de todos los tiempos.