16 de febrero de 1985 │ Muere Alí Primera, “El cantor del pueblo”

Ely Rafael Primera Rosell, músico, compositor, poeta y activista político venezolano, falleció trágicamente en Caracas tal día como hoy, hace 32 años. Fue un decidido defensor de los ideales del socialismo, quien dedicó su vida y su arte a sembrar conciencia en el corazón y en la mente del pueblo venezolano, poniendo de relieve la exclusión a que las grandes mayorías del mundo se hallan expuestas en virtud de las perversiones del sistema económico capitalista y su modo de producción.

El gobierno de la República Bolivariana de Venezuela declaró en 2005 su música como Patrimonio Nacional. Sus temas fueron citados y reivindicados frecuentemente en los mensajes del Comandante Eterno, Hugo Chávez Frías. De esta manera se ha podido rendir merecido homenaje y hacer justicia a quien tanto esfuerzo dedicó a lograr la liberación del pueblo desde la conciencia, consecuente con un pensamiento fervientemente revolucionario: “He terminado por decidir que la canción viene esencialmente del pueblo, pero del pueblo que hace su voz a diario, cotidianamente, en cualquier sitio...”.

 

A veces pienso que todo el pueblo

es un muchacho que va corriendo

tras la esperanza que se le va

 

la sangre joven y al sueño viejo

pero dejando de ser pendejo

esa esperanza será verdad

 

vuelve a tu canto de turpial

llena de gritos el cardonal

que hay semerucos allá en el cerro

y un canto hermoso para cantar

que hay semerucos allá en el cerro

y ya la gente empezó a sembrar

 

Fragmento de “Canción mansa para un pueblo bravo”

15 de febrero de 1819 │ El Congreso de Angostura

Hace 198 años se instaló el Segundo Congreso Constituyente de Venezuela en la localidad de Angostura, hoy Ciudad Bolívar, magno evento donde el Libertador, Simón Bolívar, pronunció uno de  los discursos fundamentales de nuestra historia, en el cual reflejó la profundidad de su pensamiento político.

En su intervención, Bolívar resaltó la necesidad de instaurar un Gobierno Republicano que propugnara e impulsara la educación popular como principio fundamental. En aquel documento expresó su célebre frase: “Moral y luces son los polos de una República; moral y luces son nuestras primeras necesidades”.

De la misma manera, destacan entre sus elementos el respeto por la soberanía popular, la libertad civil, la proscripción de la esclavitud, la abolición de la monarquía con sus privilegios y la instalación de un cuarto poder: el Poder Moral.

Históricamente, el Congreso de Angostura, que produciría la segunda constitución de nuestra historia, fue antecedido por el Primer Congreso Constituyente, realizado el 2 de marzo de 1811 en la ciudad de Valencia, en el cual había sido promulgada nuestra primera Carta Magna, la “Constitución Federal para los Estados de Venezuela”.

El presidente del Congreso, Francisco Antonio Zea, recién electo para esa fecha, pidió elegir un Presidente de la República interino, siendo propuesto para tal cargo Simón Bolívar. Sin embargo, al Libertador le preocupaba más la victoria militar que una presidencia debilitada por el conflicto. Habiendo sido ratificado como Presidente dos días después de instalado el Congreso, el 17 de febrero de 1819, asumió el poder y lo ejerció durante diez meses, ya que el 17 de diciembre de aquel año pasó a ser Presidente de la nueva República de la Gran Colombia, creada por iniciativa suya.

14 de febrero de 1870 │ Inicia la Revolución de Abril

Tal día como hoy, hace 147 años, desembarcó en el estado Falcón el general Antonio Guzmán Blanco, iniciándose así el movimiento que sería llamado Revolución de Abril.

Desde Curazao, donde cumplía su exilio, Guzmán Blanco organizó un movimiento que recibió el apoyo de Joaquín Crespo y Francisco Linares Alcántara, caudillos de las filas federalistas, seguido de quienes arribó a Curamichate (estado Falcón), para iniciar una marcha que atravesó las localidades de San Carlos (Cojedes) y San Felipe (Yaracuy), y a la cual fueron incorporándose tropas comandadas por otros importantes líderes de la Federación.

Al frente de ellos, Guzmán Blanco tomaría finalmente Caracas el día 27 de abril de 1870, en la que ha pasado a ser conocida en nuestra historia como la Revolución de Abril.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cada 14 de febrero, día de San Valentín, en nuestro país y en muchas otras partes del mundo, mensajes de afecto y devoción son intercambiados entre las personas en señal de amor y amistad.

Existen diversas teorías acerca del origen de esta celebración. Entre otras, dado que durante estas fechas se emparejan y aparean los pájaros en los países nórdicos, este período se asocia usualmente con una época de amor y creación.

Hay también quienes sostienen que se trata de una fiesta pagana cristianizada, ya que en la antigua Roma se realizaban ritos de adoración al dios del amor, cuyo nombre griego era Eros y a quien los romanos llamaban Cupido. En esa celebración se pedían favores del dios a través de regalos u ofrendas para encontrar la pareja ideal.

Existe, sin embargo, una historia que refiere la celebración de este día, que en algunos países es denominado Día de los Enamorados, en tanto que en otros es conocido como Día del Amor y de la Amistad, asignándole origen, efectivamente, en el Imperio Romano.

De acuerdo con esa historia, hacia el siglo III ejercía su ministerio en Roma un sacerdote llamado Valentín, siendo emperador Claudio II, quien decidió prohibir la celebración de matrimonios para los jóvenes, porque en su opinión los solteros sin familia eran mejores soldados, puesto que tenían menos ataduras.

Valentín consideró injusto tal decreto y desafió al Emperador al continuar celebrando en secreto matrimonios para jóvenes enamorados. El emperador Claudio se enteró de esta situación y, como Valentín gozaba de un gran prestigio en Roma, lo llamó a palacio, ocasión que el sacerdote aprovechó para hacer proselitismo del cristianismo.

Aunque en primera instancia el Emperador mostró interés, el ejército y el entonces gobernador de Roma, llamado Calpurnio, persuadieron al gobernante máximo para que castigara al sacerdote, y Claudio dio entonces orden de encarcelar a Valentín.

El oficial encargado de cumplir la orden, Asterius, quiso ridiculizar y poner a prueba a Valentín, y le retó a que diese la vista a una hija suya, llamada Julia, quien había nacido ciega. Valentín aceptó y, en nombre del Señor, le concedió la vista a Julia.

Aquella manifestación conmocionó de tal manera a Asterius que él su familia se convirtieron desde entonces al cristianismo. No obstante, Valentín continuó preso y finalmente Claudio ordenó que fuera ejecutado, por lo que el futuro santo padeció martirio el 14 de febrero del año 270.

13 de febrero de 1879: Entran en Caracas combatientes de la Revolución Reivindicadora

Tal día como hoy, hace 138 años, 14.000 soldados de la Revolución Reivindicadora entraron en Caracas bajo el mando del general Gregorio Cedeño, y proclamaron a Antonio Guzmán Blanco como presidente de la República.

Un año antes, bajo el gobierno de Francisco Linares Alcantara, habían sido derribadas  las estatuas del llamado "Ilustre Americano", mas en enero de 1879, varios generales guzmancistas se pronunciaron por el regreso de Guzmán Blanco y en Valencia (Carabobo) asumió el mando del movimiento el general Gregorio Cedeño, bautizándolo con el nombre de Revolución Reivindicadora.

La batalla principal entre las tropas de los enemigos de Guzmán y la Reivindicadora tuvo lugar en La Victoria (Aragua), con el triunfo del general Joaquín Crespo, quien comandó en aquella acción las tropas revolucionarias.

10 de febrero de 1814 │José Félix Ribas llega a La Victoria para preparar defensa de la ciudad

Hace 203 años, tal día como hoy, el general José Félix Ribas llegó a La Victoria para preparar la defensa de la ciudad ante la acometida de las tropas de José Tomás Boves, cuyo avance sembraba de terror los valles de Aragua.

Bandas de realistas se habían apoderado de las principales posiciones de La Victoria, y Ribas tuvo que empeñarse en combate desde su llegada para desalojarlos, pues todos los alrededores estaban plagados de partidas de Boves que cerraban el paso a refuerzos y suministros. A pesar de ello, Mariano Montilla, con algunos jinetes, se abrió paso a fuerza de lanzas y sables desde Valencia (Carabobo) para hacer llegar a Ribas las últimas disposiciones de Simón Bolívar.

La Victoria había sido abandonada por su aterrorizada población, que huía abandonando sus hogares y bienes. Mientras tanto Boves, quien había sido herido en batalla contra Vicente Campo Elías, se quedó en Villa de Cura (Aragua) para reponerse y confió el mando a José Tomás Morales, un ejército de cuatro mil soldados, de los cuales 2.200 eran diestros jinetes lanceros provenientes de Los Llanos y 1.800 fusileros, preparados desde aquel 10 de febrero, cuando era evidente la inminencia de la batalla de La Victoria.